Los farmacéuticos se ofrecen para repartir mascarillas

LT
-

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos propone un reparto a través de la tarjeta sanitaria, sin margen para las farmacias. Denuncia también los precios especulativos de las medidas de protección frente al virus

Los farmacéuticos se ofrecen para repartir mascarillas - Foto: Yolanda Lancha

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha ofrecido al Ministerio de Sanidad la distribución controlada de mascarillas a la población a través de la tarjeta sanitaria, sin margen para las farmacias y al precio intervenido que establezca el Gobierno. La recomendación de uso de las mascarillas como medida de protección está llevando a la compra masiva de las mismas y a la necesidad de buscar fórmulas de reparto, como las que está llevando Madrid a través de los agentes de la Policía.
Por otra parte, el Consejo General insiste en la denuncia de las prácticas especulativas de las que están siendo víctimas las farmacias  cuando los usuarios acuden a comprar mascarillas para protegerse en el trabajo y en los momentos que estén fuera de sus domicilios, puesto que los precios se están disparando en comparación con los que había antes de que se propagara este virus. En este sentido, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, lo deja claro: «Los farmacéuticos fuimos los primeros en pedir al Gobierno que fijara un precio fijo a las mascarillas para frenar la especulación por parte de proveedores ajenos al canal farmacéutico».
Además, la institución ha dado un paso más y ahora también se ofrece «a garantizar su acceso en condiciones de igualdad a los 47 millones de españoles, distribuyéndolas a margen cero. Es decir, sin ninguna ganancia ni beneficio para la farmacia, en las condiciones y precio que fije que Gobierno. Sería la mejor solución, porque las 22.000 farmacias son el recurso sanitario más numeroso de España, sin cita previa, ni lista de espera».
Aguilar añade también la solidaridad del sector. «Como siempre, la farmacia y los farmacéuticos, queremos ser parte de la solución. Estamos realizando una labor sanitaria de primera magnitud, entregando los medicamentos en el domicilio de los pacientes más vulnerables, aconsejando y tranquilizando diariamente a miles de ciudadanos que no pueden acudir a los centros de salud, y garantizando la prestación farmacéutica desde la primera línea de asistencia. Todo este gran trabajo no se puede ver empañado por la especulación y el incremento abusivo e injustificado de precios, que venimos diariamente denunciando, de proveedores que no operan en el canal farmacéutico».
Tras el ofrecimiento, tendrá que ser el Ministerio de Sanidad el que mueva ficha si lo ve necesario.