Tiempos de swing

Sonsoles Arnao


El trasvase de Page

Estar en contra del trasvase Tajo-Segura no te convierte en defensor del río Tajo. Eso lo sabemos muy bien en Castilla-La Mancha donde de vez en cuando nos atizan un golpe de realpolitik, de esa que desmorona toda la retórica antitrasvasista del gobierno del PSOE en nuestra región. Con una mano firma recursos contra los trasvases del Tajo al Segura, y con la otra reactiva el proyecto de trasvase del Tajo a la Mancha. Ese que llaman «Tubería a la Llanura manchega». 
Un proyecto que hace 18 años la Junta pactó con el gobierno de España, en contra de las directrices europeas que desaconsejaron su construcción. Una de esas faraónicas obras hidráulicas: más de 1.000 km de infraestructura, 270,5 millones de euros y un volumen anual de 50 hm3, para llevar agua de la cabecera del Tajo a un amplio territorio de la Mancha, 58 municipios de Ciudad Real, Albacete y Cuenca. Con la tubería principal y dos ramales construidos, se paralizó en 2013 por falta de financiación y ahora el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de la mano de la CHG, ha solicitado al Gobierno partida presupuestaria en 2020 y proseguir con las obras. Este verano el objetivo era regular los pozos del Alto Guadiana y ahora apelan a la sensibilidad ambiental para que se garanticen 20 hm3 del Tajo a las Tablas de Daimiel y que no se seque este parque nacional. En cualquier caso este proyecto se diseñó para los megalómanos desarrollos urbanísticos previstos tres o cuatro lustros atrás en Ciudad Real. Que ahora, se venda la excusa del abastecimiento a poblaciones como su justificación, es usar la misma estrategia que criticamos en Murcia.
El Tajo no es responsable de la nefasta gestión en el Alto Guadiana y de la sobreexplotación de los acuíferos de la Mancha por causa del regadío, del enorme déficit hídrico que va desecando las Tablas y otras lagunas de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda. El Tajo esquilmado, vendido, colonizado. ¿Con qué autoridad va el presidente Page a pretender el cierre del trasvase Tajo-Segura mientras promueve trasvases Tajo-Guadiana? ¿Qué diferencia hay para los intereses del Tajo que un consejero de Agricultura murciano defienda al Segura y a los agricultores del Levante, a que lo haga el consejero de Page para defender supuestamente al Guadiana y a los agricultores manchegos? Ya sabemos por qué la gestión del agua ahora depende de la Consejería de Agricultura. Ya sabemos para qué quieren algunos los caudales ecológicos en el Tajo. Ya sabemos por qué Page no quiere crear una Consejería del Agua con personal y medios potentes, autónoma, que garantice una gestión ecológica y soberana de los recursos hídricos de nuestra región. Todo lo contrario, hemos sometido la gestión del agua a los intereses de los aguatenientes, ya sea en Murcia o en Castilla-La Mancha. Y el Tajo como donante universal, moneda de cambio. El zorro al cuidado de las gallinas.
Hace falta algo más que estar en contra del trasvase Tajo-Segura para conseguir un Tajo vivo. Cuestionar el actual modelo de gestión del agua y de la agricultura es un primer paso. Algunos pretenden que la transición ecológica la hagamos 20 años atrás.