TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Tyson

09/05/2020

Los hay quienes no pueden con él, pues sólo son capaces de apreciar el componente violento que emana del cuadrilátero. Pero el boxeo tiene una liturgia que va muchos, muchísimos kilómetros más allá del golpe. De la historia (el pugilato fue uno de los primeros deportes olímpicos, instaurado allá por el 688 antes de Cristo) al eterno respeto entre los dos contendientes pasando por la expresión más pura y equilibrada de un duelo, contendientes frente a frente sin balón ni grandes ventajas de peso, o circunstancias más humanas como la cantidad de chavales que dejaron y dejarán las calles para calzarse unos guantes y canalizar una mala vida a puñetazos.

El 'ring' a ayudado a crear dioses y leyendas como pocos, ninguno como Mike Tyson. Era un tipo pequeño (1,78 metros) para combatir entre pesados (Tyson Fury, actual rey de la categoría, mide 2,06), pero jamás nadie hizo tanto honor a esa expresión de «fuerza de la naturaleza». Golpeaba con una rabia y una fuerza como jamás se había visto en la historia del boxeo. Tal vez nadie haya pegado así después. Lo tenía todo para haber sido un mito… menos cabeza. Y de esa ausencia y un buen puñado de malas influencias selló una decadencia con la velocidad con la que noqueaba adversarios: malos tratos, mordiscos en orejas de rivales, detenciones, tribunales, accidentes, deudas millonarias…

De alguna forma, en plena caída, supo echar la mano hacia un costado y agarrarse a algo: pequeñas colaboraciones en cine y televisión, la natural simpatía de la bestia o el aura del juguete roto al que uno no puede dejar de mirar con ternura. Y a sus 53 años, cada vez son mayores los rumores de un regreso (benéfico, teatral, real): una generación entera de 'boxing lovers' se asomará a ver cuánto hay de cierto y cuánto de negocio, todo, en la vuelta de 'Iron Mike'.



Las más vistas

Opinión

Ridículo

Sus 8 años de edad y el deseo de disfrutar con su gente le hicieron responder a la velocidad del rayo