Nissan presume con el 'crossover' del futuro

SPC
-

El prototipo de la marca japonesa combina la elegancia en el diseño con la tecnología más avanzada

Nissan presume con el ‘crossover’ del futuro

Nissan ha presentado el nuevo prototipo IMQ, toda una demostración de tecnología y diseño avanzados que señalan el camino a seguir para la próxima generación de ‘crossovers’. Un modelo que combina a la perfección la herencia japonesa y la más moderna tecnología enfocada en el ser humano.
El alma de este vehículo es el sistema e-POWER de nueva generación, un sistema motriz totalmente eléctrico que ofrece una aceleración instantánea, con una potencia total de 250 kilovatios y 700 Nm de par. Esta intensidad se transmite mediante un nuevo sistema de tracción total multi-motor que garantiza un control preciso e independiente de cada rueda, que resulta ideal en condiciones de poco agarre.


Exterior

Este ‘crossover’ del futuro marca el atrevido camino que está adoptando Nissan en el lenguaje. Cuenta con un diseño limpio y sencillo donde exterior e interior se combinan en uno solo para transmitir la sensación de una única superficie continua.
Así su imagen está basada en el distintivo de la marca japonesa, integrado en la parrilla delantera, que cuenta con un diseño sutil. La parrilla conecta verticalmente con el capó y horizontalmente con el parachoques delantero para generar las marcadas esquinas de los contornos exteriores. El capó cuenta con unas espectaculares líneas cromadas en el punto donde el parachoques se eleva desde los pasos de rueda y se une a la sección central.
En la parte trasera, una línea vertical desciende desde los pilotos traseros y separa el aire que fluye por el lateral, contribuyendo así al rendimiento aerodinámico del vehículo.  


Interior 

El característico panel de instrumentos de Nissan con forma de ‘ala planeadora’ domina la parte frontal del habitáculo, que cuenta, además, con una consola central que surge de debajo del panel y se extiende entre los asientos delanteros hasta la parte trasera.
Todos los asientos tiene un acabado en tejido 3D bi-tono, cortado con láser en un patrón geométrico inspirado en el arte de la carpintería kumiko japonesa.
Todos los elementos del interior del IMQ están pensados para el conductor. Prueba de ello es la interfaz gráfica de usuario, presidida por una pantalla de 840 mm integrada en el panel de instrumentos. El prototipo también cuenta con una pantalla secundaria más pequeña  para el Asistente Personal Virtual,   mejora la experiencia de conducción porque permite controlar algunas funciones del vehículo como la navegación, en respuesta a las órdenes del conductor.