Granollers y los colegiados acabaron por desquiciar a Cuenca

Redacción
-

Primera derrota de la temporada del equipo conquense, que fue a remolque durante todo el partido y no tuvo opciones ante el conjunto catalán (24-32). Los colegiados mostraron la tarjeta azul a Lidio Jiménez que podría acarrearle una sanción

Granollers y los colegiados acabaron por desquiciar a Cuenca

El Fraikin Granollers se llevó una importante victoria de El Sargal en la tercera jornada de liga, derrotando a Cuenca por un marcador final de 24-32. No pudo ser, los conquenses no tuvieron en ningún momento opciones para ponérselo difícil a un equipo catalán al que todo le salía bien. Todo lo contrario le ocurrió a los de Lidio Jiménez que, además de no estar nada finos en ataque y defensa, tenían a la diosa Fortuna en contra. Para más inri, los colegiados andaluces Macías de Paz y Ruiz Vergara no solo no fueron imparciales sino que acabaron por desquiciar al conjunto local  y enervar a la grada con más de una decisión injusta. Cierto es que los vallesanos cuajaron un gran encuentro, con el central Lancina en plan estelar y el pivote Salinas y el portero Sastre secundándole, para llevarse dos puntos de lujo de la siempre difícil pista conquense.

La muestra de que no iba a ser el partido de los conquenses se vio en los primeros compases de partido. Varias precipitaciones y pérdidas consecutivas provocaron que Lidio Jiménez tuviera que detener la sangría inicial con un tiempo muerto en el minuto 8. El 2 a 6 demostraba a todas luces que la defensa local no era la de días anteriores y el ataque dinámico y eléctrico que comandaba Lancina hacía mucho daño. Varios tantos de bella factura de Dutra, el mejor de los locales en la primera, dio alas  aun equipo que con más corazón que cabeza trataba de reducir diferencias y meterse en el partido. Dos goles consecutivos del brasileño y uno del central catalán, cuando sonaba la bocina, dejaba el 13 a 17 al descanso.

Como si fuese un calco de la primera, Lidio tuvo que pedir de nuevo tiempo muerto en el minuto 7 para provocar la reacción de los suyos. A estas alturas a Lancina ya le había salido un partido notable, pero es que además de marcar desde todas las posiciones y dejar varios pases para enmarcar, se permitía el lujo de recuperar varios balones que habían quedado sueltos y que acababan en sus manos como si se tratase de un imán. Hubo una pequeña reacción local gracias a los goles de Hugo López y las paradas de Maciel para colocar el 21 a 25 a falta de 10 minutos para la conclusión. Ahí quedó. En ese instante emergió la sombra de unos colegiados protagonistas, que eran permisivos con los ataques largos de los catalanes y tomaban varias decisiones contradictorias. Acabaron por desquiciar hasta al técnico conquense, cuyas quejas ostensibles le causaron la exclusión del partido con una roja directa y la posterior azul, que conllevará un informe y la decisión de la Comisión Disciplinaria que puede acarrear suspensión. Fue otro de los malos detalles en una noche para olvidar.

Granollers y los colegiados acabaron por desquiciar a CuencaGranollers y los colegiados acabaron por desquiciar a Cuenca