TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Esos niños

Hagan memoria: ¿Se acuerdan de Bojan Krkic?  Lo que hace Rodrygo lo hacen 10 niños del equipo de mi barrio cada fin de semana, y lo que hace Ansu Fati, otros 10. Más o menos, claro. Pero esos 20 críos no tienen lo que ellos sí: que juegan en el Madrid y en el Barça y creemos que son mejores de lo que en realidad son porque les doran la píldora con cada pequeño (ridículo) detalle que exhiben.  
Rodrygo no jugaba en el Castilla por casualidad. Como tampoco lo hacía Vinícius, supongo, ahora que algunos de los que elevan a los cielos a aquél han echado kilos de tierra sobre este. Y ahora, ¿dónde está ‘Vini’? ¿Qué vida lleva el clavo ardiendo al que se agarró el madridismo con Solari y que habiendo jugado cinco partidos de élite y metido un gol de rebote al Valladolid ya estaba nominado a ‘Joven del año’? Sí, aquél que coleccionaba titulares como «Vinícius mejora al joven Messi» (fue real, lo juro). Pues probablemente enterrado debajo de 1.000 toneladas de falsas expectativas, insoportable presión y carga de responsabilidad inadecuada para su edad. 
Rodrygo hizo dos cositas buenas ante el Leganés. Fati cumplió ayer 17 años y, aprovechando la efeméride, le escribieron algo parecido a una biografía enciclopédica (Wayne Rooney publicó su autobiografía en junio de 2006, cuando tenía 21…). Pero todavía les queda mucho camino y no todo serán alfombras rojas como hasta ahora: puede que mañana, como a Vinícius, les caiga un montón de tierra encima. El fútbol, para esos niños, es cruel e implacable. 
¡Ah, lo de Bojan! Coleccionó 1.000 portadas y lo nacionalizamos con 17 años para que nadie se llevase al futuro mejor goleador del universo. Ahora juega en Montreal (Canadá). Su carrera: 402 encuentros y 87 goles (0,22 por partido). Para que vean.