TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Temporadón

Pues voy con una opinión impopular, a lo loco: el Barça ha hecho un temporadón. Ni es broma ni encierra retorcidas ironías. Ha ganado la Liga con una diferencia abismal sobre los otros dos grandes candidatos (concretamente, 19 puntos mejor, seis partidos y medio de diferencia, sobre el Real Madrid), ha alcanzado las semifinales de la Copa de Europa (entraríamos en las formas para afinar la crítica, pero jugó 12 de los 13 partidos posibles), y jugó la final de Copa después de eliminar al propio Madrid o remontar un 2-0 al Sevilla con un espectacular 6-1 en el Camp Nou.

Pero no. Nadie sonríe. Ni siquiera dice lo de «el tiempo pondrá en perspectiva lo logrado». Desde la Ciudad Condal solo nos llegan canciones de rabia y desolación.

Veinte equipos jugaron la Liga, 78 la Champions (contando sus preliminares) y 85 la Copa. ¿Cuántos pueden ganar? ¿Dónde cayeron Bayern o City, los conquistadores del doblete en las grandes Ligas? ¿Qué hizo el Liverpool -que, ojo, todavía no ha ganado nada- en la FA Cup sino perder con el Wolverhampton en tercera ronda?

Con la excusa del «teniendo a Messi» se le cuelga, por lo visto, la obligación de ganarlo todo… y eso es, directamente, no tener ni puñetera idea de qué es deporte. Messi tiene 10 ligas, cuatro Champions, seis Copas, 11 Supercopas entre la nacional y la europea y tres Mundialitos, pero en el mismo período sus rivales (o sea, todos los demás equipos), ganaron cinco Ligas, 11 Champions, nueve Copas, 19 Supercopas y 12 Mundialitos. Supongo que ya es tarde para explicar a esta generación del «solo vale ganar» que la derrota forma parte del juego y que no siempre es sinónimo de «fiasco», «crisis» o «debacle». Sencillamente, enfrente hay un rival que también quiere ganar. ¿O es que hemos perdido el Norte?