LA FORTUNA CON SESO

Javier Ruiz


El robo radioactivo

El Consejo de Seguridad Nuclear ha advertido del robo de un aparato que contiene en su interior cantidades de cesio, americio y berilio, sustancias radiactivas, en la localidad toledana de Villaluenga de la Sagra. Dicen las fuentes bien informadas que el equipo sustraído puede tener una peligrosidad de categoría cuatro, dentro de una escala de uno a cinco, donde el uno sería la máxima gravedad y el cinco, la incidencia menos reseñable. En concreto, se advierte de que el aparato «es improbable que sea peligroso para las personas» porque dada su radiactividad no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro y cerrado, puesto que los elementos más tóxicos y contaminantes se encuentran en su interior, protegidos y encapsulados. Yo creo que alguno de Ciudadanos se ha hecho con él por si le es necesario en defensa de su posición negociadora.
Y es que no hay nada mejor que una caja radiactiva para poner los puntos sobre los íes y los cojones sobre la mesa. Ha dicho Alejandro Ruiz que si Antonio Román quiere ser alcalde de Guadalajara debe dejar su acta de senador y ya veremos. El señor Ruiz es quien manda en Ciudadanos y a mucha honra. Pasó camuflado cuatro años a la sombra de un ciprés alcarreño hasta que se cargó a Orlena y puso a Picazo. Ahora es diputado en las Cortes y miembro del Comité Negociador de la formación naranja. Los de Rivera están perdidos en su laberinto, pues no saben si pactar con tirios o troyanos, cuando todo debiera ser mucho más fácil. El propio Albert se lía con sus propios cordones, anudándolos y deshaciéndolos según venga a cuento. Lo último que se espera de una formación centrista es que levante muros a su alrededor. Ahora lo hace con Vox, tragándose como un sable el discurso socialista que tanto ha dicho combatir. Y ahí los vemos, dando vueltas al brocal del pozo sin saber dónde soltar la caja radiactiva.
Quienes también podrían haberse interesado en el maletín nuclear de la Sagra son los del PP. José Manuel Velasco ha abierto un lateral sin acertar con la combinación ganadora. A Núñez ya le mueven el sillón y lo quieren mandar a la central nuclear de Homer Simpson. El de Almansa resiste y piensa con razón que si Casado no dimite, por qué habría de hacerlo él. Si Charly, al menos, hubiera conquistado Seseña, otro gallo cantaría, pero las cuentas hoy en la antigua villa del Pocero parece que no dan. Así las cosas, el peperío se encuentra desfondado y quizá debiera mirarse la tabla periódica de los elementos que integran su discurso antes que detonar el maletín nuclear.
Quienes parecen haber terminado con todas las reservas radiactivas son los de Podemos, que han convertido a la pobre Heidi en una asesina convicta. Quizá se haya bebido el maletín entero después de una charla completa de Rottenmeier Carmena, que huyó con Pedro Errejón hasta formar Más Madrid. La pobre Clara Echenique rueda por los suelos, mientras todo el mundo pregunta quién es la mano que mece la cuna. Porque Heidi nunca usó coletas y cada vez tiene un parecido más asombroso con Irene Montero.
Así las cosas, normal que Pedro Sánchez y Emiliano se hayan hecho amigos de nuevo. No existe nada que una más que la abundancia y el presupuesto. Igual han sido ellos quienes dejaron olvidado el maletín nuclear para ver quién picaba. O el alcalde de Villar de Cañas, actor de reparto que puede rodar ‘No sin mi ATC’. Cosas más raras se han visto.


Las más vistas