El Black Friday se consolida como ocasión para el comercio

Redacción
-

La mayoría de establecimientos de textil, complementos o calzado que forman parte de la organización integrada en la Confederación de Empresarios ofrecerán descuentos y ofertas el próximo viernes 29

El Black Friday se consolida como ocasión para el comercio

La Asociación Provincial de Comercio de Cuenca confía en que el Black Friday sea una excelente oportunidad para relanzar las ventas del pequeño comercio conquense. Por eso, un porcentaje elevado de establecimientos asociados en la capital, San Clemente, Iniesta, El Provencio o Tarancón, sobre todo de textil, complementos o calzado, se sumarán a esta iniciativa comercial que se celebra por todo el mundo el viernes 29. El Black Friday, la fecha que inaugura desde hace siete años la temporada de compras en Navidad, «se toma como un día especial de descuentos y ofertas», explica Raquel Álvarez, técnico de la Asociación integrada en CEOE-Cepyme Cuenca, quien subraya que la jornada que se celebrará es el pistoletazo de salida a la campaña navideña. 
«Cada año son más comercios los que se suman a este Black Friday. Nosotros damos la facilidad para que con esa imagen se haga más fuerza, y el comercio se active y participe de ese día tan comercial que puede ser el previo al inició de las compras navideñas», declara la técnico. 
Los establecimientos que se sumen a esta campaña de descuentos cuentan con una imagen diseñada al efecto, que podrán colocar en sus escaparates o en sus páginas web. Además, la Confederación de Empresarios y el Ayuntamiento de la capital conquense colaborarán para incentivar las ventas en el comercio conquense durante esa jornada. Todo el cliente que realice compras durante el próximo viernes 29 entrará en el sorteo de 7 entradas dobles para presenciar el Concierto de Año Nuevo, Viena en Cuenca, que tiene lugar a las 20 horas del 2 de enero en el Teatro Auditorio de la capital conquense. 
Nuevos tiempos.  Eso sí, la dura competencia de precios ha obligado al pequeño comercio a adaptarse a los nuevos tiempos para poder competir con el comercio, sobre todo electrónico. El pequeño comercio «no puede tener el mismo estocaje que tienen las grandes empresas y superficies ni ser tan agresivos en los precios. Suele ser familiar, autónomo, y sobrevive como puede a la competencia», dice Álvarez, que recuerda la campaña local que impulsó CEOE-Cepyme, Se vende porque no se vende,  cuyo objetivo fue el de llamar la atención a los conquenses para que compren en los comercios de proximidad y contribuyan a generar economía. En este punto, recuerda que lo que diferencia al pequeño empresario conquense «es el trato cercano, el consejo al cliente, que no lo va a poder tener nunca en una plataforma online. El usuario «puede palpar el producto. Esto es algo que se está perdiendo y que ayuda, en muchos casos, a comprar».  Apunta la técnico de la Asociación de Comercio que se establece una relación estrecha de confianza que deposita el cliente en su comercio, a la hora de dejarse asesorar y comprar un producto». Además, conviene que muchos comercios conquenses sirven productos que también se comercializan a través de las grandes plataformas online y en el mismo periodo de tiempo.
Álvarez considera que el comercio conquense «poco a poco se va adaptando, en términos generales, para no desaparecer. Hay gente joven que está dando un relevo generacional, y a nivel de nuevas tecnologías y redes sociales funcionan muy bien». Asimismo, subraya la importancia de la campaña navideña, hasta el punto de asegurar que «la supervivencia de un comercio conquense «depende directamente de la época navideña». En la actualidad, la Asociación del Comercio de Cuenca cuenta con cerca de 300 socios, de los que un tercio pertenecen a la capital. La buena noticia es que en este año se han sumando varias altas.