Aprobado contra el bullying

C.S.R.
-

El informe PISA sitúa a Castilla-La Mancha entre las comunidades donde los adolescentes tienen una menor exposición al acoso escolar y no se detectan diferencias por cuestión de sexo, nacionalidad o rendimiento educativo

Aprobado contra el bullying - Foto: Reyes MartÁ­nez

El último informe PISA, dado a conocer esta semana, no se fija solo en los conocimientos académicos de los adolescentes. También se detiene a analizar cómo se sienten y viven, un ítem donde Castilla-La Mancha sí aprueba y con nota, especialmente en cuestiones tan sensibles como el acoso escolar.  Así, según los datos recogidos por este informe, la región se sitúa entre las comunidades españolas donde los menores tienen una menor exposición al acoso escolar, situándose aquí más de dos puntos por debajo de la media de la OCD y la Unión Europea. 
Además, es importante remarcar que Castilla-La Mancha es de las pocas autonomías donde los alumnos aseguran no sentir una mayor presión por cuestión de sexo, nacionalidad, nivel de vida o rendimiento escolar. Una ‘neutralidad’ que comparte con Navarra. Si bien, como explica en este informe, «los chicos suelen estar más involucrados en situaciones de acoso que las chicas  y son físicamente más violentos, mientras que las chicas suelen participar más en agresiones de tipo relacional». 
Por el contrario, los estudiantes socioeconómicamente desaventajados sufren significativamente más acoso en regiones como Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Principado de Asturias, Madrid y Región de Murcia. Si bien solo la ciudad autónoma de Ceuta presenta un nivel preocupante en cuestión de exposición al acoso, dos puntos más que la media de la OCDE y más de cuatro si se compara con el caso castellano-manchego. según constata este informe. Además, desde PISA se advierte de que en España los estudiantes de origen inmigrante «están significativamente más expuestos al acoso que los nativos». 
El 17% ha sufrido acoso. Con todo, el 17 por ciento de los alumnos españoles encuestados afirma haber sufrido algún tipo de acoso, tres puntos más que hace tan solo tres años. Y es que, como se apunta en este informe, «la intimidación y el acoso es un problema importante en todo el mundo, con graves consecuencias para la vida de los estudiantes que lo sufren» y se caracteriza «por un abuso sistemático de poder y una relación de poder desigual entre el acosador o acosadores y la víctima». 
En este ámbito también cabe tener en cuenta que en España un 10 por ciento de los adolescentes dicen sentirse solos en su centro educativo, frente al 16 por ciento del promedio de la OCDE, mientras que el 58 por ciento aseguró que sus compañeros cooperan entre ellos frente al 47 por ciento que hablar de competición entre los estudiantes.