Gusanas de mar, el plato más hedonista del mundo

EFE
-

El triestrellado Ángel León presenta en Madrid Fusión una comida a base de lombrices de agua salada, un producto que se usa como cebo de pesca pero que en Japón se paga hasta 650 euros

El cocinero andaluz presenta su nuevo producto: la tita.

¿Qué es más hedonista, una cucharada de caviar o un alimento inédito? Es la pregunta que Ángel León se hizo, lanzó a su equipo y le llevó a explorar la marisma salinera que rodea su Aponiente, donde ha descubierto los usos culinarios de una gusana de mar llamada tita.
Afrontando los «complejos» que le producen las críticas de clientes que «no se van del todo contentos porque esperaban más producto» en el tres estrellas Michelin del Puerto de Santa María (Cádiz), se propuso demostrar que «hay productos más hedonistas que el caviar».
Así que se lanzó a explorar el mar con la máxima de «observar con hambre la naturaleza, arrancar de nuestra mente lo aprendido, lo enseñado, lo cultural» y se encontró con cangrejos, berberechos e «individuos que nos dan mucho miedo a los cocineros: los gusanos».
La que se sumará a la propuesta culinaria del restaurante este año se conoce como gusana marina o tita, en España se usa como cebo de pesca pero «cuesta 650 euros en Japón» y «se cocina y es muy apreciada en otras partes del mundo por su sabor, entre una espardeña y una navaja».
«Los miedos se quitan cuando ves que está bueno», afirmó en Reale Seguros Madrid Fusión 2020 el chef del mar, quien reivindicó el hedonismo de comer algo inédito en nuestra cultura culinaria.
Esta gusana de mar, muy rica en proteínas y colágeno, se presenta en áspic, al ajillo o con un pil-pil y cebolla marina.
León confía en «ponerla de moda, que se cocine en todos los restaurantes» porque supondría «crear puestos de trabajo de mariscadores en Cádiz y quitar presión a otras especies» más codiciadas y amenazadas por su fuerte consumo.
También presentó otras novedades de la temporada 2020 de Aponiente como el cocido madrileño de la marisma, con papada marina de barriga de lisa ahumada, morcilla de caballa con tinta negra, chorizo ahumado de caballa, patata de mar y un alga invasora de la zona, chaetomorpha, que sustituye a los fideos tradicionales.
Otro descubrimiento para esta temporada es la miel extraída de Ruppia marítima, que sirve sobre una alga que se asemeja a un panal y que acompañará a sus salazones caseros. «Es una forma de dejar descansar a las abejas», indicó en alusión a su alarmante desaparición.