El 65% de empresas de la región teme por su continuidad

LT
-

Con todo, el dato es 5 puntos más bajo que en la encuesta anterior que hizo la patronal regional Cecam. También el 65% augura una reducción de plantilla

El 65% de empresas de la región teme por su continuidad - Foto: Yolanda Lancha

El 65% de las empresas de Castilla-La Mancha siguen temiendo por su propia continuidad, según los datos de la segunda encuesta empresarial COVID-19 elaborada por Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) y las organizaciones empresariales provinciales de la región. Se aprecia en este aspecto una ligera mejoría de 5 puntos respecto de la encuesta anterior, realizada un mes antes.
Los efectos de la propia pandemia en el consumo y la economía, los costes laborales, la morosidad y las necesidades de liquidez siguen siendo, por ese orden, las principales preocupaciones de los empresarios y autónomos de la región, ha indicado Cecam en nota de prensa, a quien le llama la atención que «se duplique la preocupación relativa a los constantes cambios legislativos que se vienen produciendo, que generan incertidumbre e inseguridad, llegando a ser una preocupación para cerca del 30 por ciento de los encuestados».
De ahí que siguen demandando, como medidas más urgentes a adoptar para poder recuperar la actividad, las deducciones en las cotizaciones de la Seguridad Social (el 80% lo considera una necesidad crítica) y la exoneración del pago de la cuota de autónomos, seguidas del establecimiento de deducciones en el IRPF, petición que contrasta con las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de España, «que reducen las deducciones en los casos de ERTE de fuerza mayor de carácter parcial, lo que supone que en torno a 20.000 empresas de la región que actualmente se acogen a ERTE podrían ver aumentados sus costes laborales sin que ello sea equivalente a la recuperación de sus ingresos».
Según la patronal, como novedad en esta segunda encuesta, se introducen los diferentes tipos de ayuda para combatir la crisis, que ya estaban vigentes en ese momento. En este sentido, la medida mejor valorada por las pymes y autónomos de la región son los ERTE con un 4 sobre 5, seguida del cese de actividad del autónomo, los aplazamientos fiscales y las líneas ICO, medida menos valorada.
Este sondeo también desvela que tres de cada cuatro empresas y autónomos de la región han solicitado algún tipo de ayuda a la Administración: siete de cada 10 empresas han pedido alguna ayuda al Estado, mientras que solo el 14 por ciento lo ha hecho a la Administración regional.
Se modera el pesimismo. «A pesar de esta situación tan complicada a la que se enfrentan actualmente las pymes y autónomos de Castilla-La Mancha, el análisis de esta segunda oleada muestra que se modera el pesimismo de las empresas en cuanto al empleo. Así, se reduce en algo más de cinco puntos el número de empresas que creen que reducirán su plantilla», indica el comunicado de la patronal.
Pero a pesar de lo anterior, un 65% de las empresas aún creen que sus plantillas se verán reducidas, de las cuales un 25 por ciento responden que su plantilla se reducirá en más de un 40 por ciento,
Según Cecam, las organizaciones empresariales se consolidan como el principal canal de información para siete de cada diez empresas y autónomos de la región, subiendo con respecto a los resultados de la primera encuesta del segundo puesto al primero, por delante de los medios de comunicación. Por detrás se situarían los organismos oficiales y las redes sociales que obtienen unos resultados similares. Del más de centenar de empresas que participaron en la primera tanda de la encuesta, ahora han sido más de 250 en esta segunda.