CLM cuenta con 5 de cada 100 empleados públicos de España

J.A.J.
-
Doctora trabajando en un laboratorio del Hospital de Parapléjicos. En la Sanidad regional dos de cada tres profesionales son mujeres. - Foto: Víctor Ballesteros

El arquetipo de la función pública en Castilla-La Mancha corresponde a una mujer empleada en Educación o Sescam. La Junta es el mayor empleador, seguida del Estado y la Universidad

Castilla-La Mancha cuenta con cinco de cada 100 empleados públicos en activo existentes en España. Este es uno de los datos relevantes contenidos en la última edición del Boletín Estadístico del Personal al servicio de las Administraciones Públicas, la publicación del Ministerio de la Función Pública que, cada semestre, registra la evolución de efectivos dependientes directamente del sector público en el conjunto del país.
En concreto, la región cuenta con 133.757 de los 2,578.388 censados en total en España. De este modo, Castilla-La Mancha es la séptima comunidad autónoma con mayor número de empleados públicos, superada por Andalucía (460.702 empleados públicos), Madrid (391.799), Cataluña (316.759), Comunidad Valenciana (235.073), Castilla y León (162.045) y Galicia (146.953). La comunidad con menos empleados públicos es una uniprovincial con escasa población, La Rioja, con 16.974.
El peso del personal público sobre el conjunto de la población es apreciablemente mayor en Castilla-La Mancha respecto a la media española. Así, por cada 100 habitantes castellano-manchegos, unos 6,56 son empleados públicos, mientras en el conjunto del país esta última cifra se reduce a 5,3. Aún así, estos porcentajes hay que ponerlos en el contexto europeo, donde España es el cuarto Estado con menor número de funcionarios por habitantes de la UE.
Como ocurre en todo el país, el hecho autonómico, sobre todo a raíz del traspaso por el Estado a las comunidades a finales del siglo pasado de las grandes competencias sociales como Educación y Sanidad, ha llevado a que la Junta de Comunidades sea la gran empleadora pública en Castilla-La Mancha. De hecho, para la Administración regional trabajan un total de 73.370 personas, mientras la segunda empleadora es la local (ayuntamientos y diputaciones) con 39.936, la tercera es la estatal, con 17.000, y por último la universitaria, con 3.451.
Saliendo de Castilla-La Mancha, un dato que muestra la preeminencia de las administraciones autonómicas sobre la estatal es que la primera tiene más efectivos que la segunda hasta en Madrid, que alberga el Gobierno de España. La administración autonómica madrileña cuenta con 158.259 efectivos, mientras la del Estado destinada en Madrid suma  147.265.
Y, volviendo a la región, hay que dudar que exista un ‘efecto capital’ que prime de manera clara a Toledo respecto al resto de provincias de la región. Si bien nuestra provincia capitalina (la primera por población total) es la primera por número de empleados, unos 43.172, Ciudad Real no queda muy lejos al totalizar 35.433. Albacete cuenta con 27.103, Guadalajara con 14.656 y Cuenca con 13.393.
Y una vez explicado el peso y procedencia del empleo público en la región, se puede analizar el ‘retrato robot’ del empleo público en Castilla-La Mancha. Corresponde al de una mujer empleada en la Consejería de Educación o en el Sescam, las entidades públicas con más personal contratado. El sector público regional se confirma como un área feminizada, ya que del total unas 75.937 son mujeres y otros 57.820 son hombres.
El mayor desequilibrio mujeres-hombres se da en la Sanidad, con 21.580 féminas por 8.423 varones. También en la docencia no universitaria hay una clara hegemonía femenina, con 19.671 frente a 11.355 hombres. En la Administración General autonómica se da una mayor paridad de sexos, con 6.706 mujeres frente a 5.655 hombres.
datos nacionales. En cuanto al conjunto del país, según se recoge en una nota del Ministerio de la Función Pública tras la emisión del último Boletín Estadístico del Personal al servicio de las Administraciones Públicas, el número total de empleados en el conjunto de las administraciones públicas es un 0,2 por ciento menos que en el semestre anterior.
Por administraciones públicas, en relación con el semestre anterior, el personal ha aumentado un 0,44 por ciento en las entidades locales, mientras que ha descendido un 0,14 por ciento en las comunidades autónomas y un 0,93 por ciento en la Administración Pública Estatal. Dentro de esta última, el descenso ha sido más acusado, con 197.576 empleados públicos ahora frente a los 202.030 del semestre anterior, un 1,72 por ciento menos, en la Administración General del Estado (personal de los ministerios sin contar integrantes de las Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Administración de Justicia y organismos específicos).
En la Administración General del Estado (AGE), además, el descenso de los últimos diez años ha reducido el número de empleados públicos de 238.851 a 197.576, un  17,3 por ciento menos. 
Este descenso de empleados públicos es uno de los motivos por los que la semana pasada se convocaban 8.102 plazas en la Administración General del Estado, que dará lugar a unos procesos selectivos sin precedentes que concentrarán aproximadamente a 200.000 aspirantes.
También es la primera medida que se adopta, tras realizarse por primera vez este año una metodología plurianual para optimizar la Oferta de Empleo Público y afrontar el envejecimiento de las plantillas, con una media de edad hoy de 52 años en la Administración General del Estado y con unas previsiones de jubilación de la mitad de los empleados públicos (casi 70.000) en diez años. 
Los 2.578.388 empleados públicos se reparten en 507.830 (19,70 por ciento) de la Administración Pública Estatal, y dentro de esta, la Administración General del Estado (ministerios) solo representa el 7,66 por ciento de todos los empleados públicos en España.  
Las comunidades autónomas, con 1.339.111 de empleados públicos, representan el 51,94 por ciento del conjunto. Las entidades locales, con 575.405 empleados públicos, el 22,32 por ciento, y el personal de universidades, con 156.042 trabajadores, el 6,05 por ciento.