Tres meses de infarto

S.L.H./Foto:Y.L.
-
Cortes regionales - Foto: Yolanda Lancha

El Gobierno tiene una buena tanda de leyes que sacar adelante en las Cortes antes de que finalice la legislatura. A finales de marzo o principios de abril se suspenderán las sesiones parlamentarias ante la cercanía de las elecciones autonómicas.

El trabajo se acumula en las Cortes regionales. El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene una buena tanda de leyes entre las anunciadas y las que ya están mandadas al Parlamento autonómico. Sin embargo no sobra tiempo. A finales de marzo o principios de abril se suspenderán las sesiones parlamentarias ante la cercanía de las elecciones autonómicas. Quedan, por tanto, algo más de tres meses para sacar adelante las once leyes pendientes.

En septiembre, La Tribuna hizo balance del trabajo que tenían por delante los tres grupos parlamentarios para el nuevo curso político. Cuatro meses después, las Cortes solo han aprobado dos normativas.  La primera tuvo lugar el 8 de octubre, con la aprobación de la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género en Castilla-La Mancha; la segunda este pasado jueves cuando los 33 parlamentarios aprobaron por unanimidad la Ley  de acceso al entorno de personas con discapacidad con perros de asistencia.

Por delante quedan la Ley del Consejo de Formación Profesional o la Ley del Estatuto de Personas Consumidoras. Ambas ya han entrado en las Cortes autonómicas y, como anunció el propio presidente del Parlamento, el socialista Jesús Fernández Vaquero, en el último periodo de sesiones -que arrancará en enero- se abordarán ambas normas. Al mismo tiempo, se debatirá la proposición de Ley presentada por Podemos relativa a la extracción de tierras raras.

Estas dos leyes ya han atravesado las puertas de la soberanía castellano-manchega, pero muchas otras aún no han dado ese paso. Es el caso de la Ley de Participación Ciudadana y de la Ley de Garantías de Rentas, ambas propulsadas por Podemos. Dos leyes que están atravesando serios problemas para su tramitación en las Cortes. El presidente regional no está por la labor. Emiliano García-Page no es partidario de incluir presupuestos participativos, tal y como recoge la primera de las normas de la formación morada; ni tampoco aprueba que haya una renta básica generalizada.

 

DÍFICIL LO TIENE LA LEY DE BIENESTAR ANIMAL.

Otro texto que tiene complicado salir antes de que concluya la legislatura es la Ley de bienestar animal. El consejero de Agricultura retomó los trabajos que tenía en 2011. Lleva dos borradores, ha recibido 800 alegaciones y desde que en octubre pasó por el Consejo Asesor de Medio Ambiente poco más se ha sabido.

La Ley de vivienda es otra de las leyes cuya tramitación se ha alargado. Con ella, el Gobierno regional quiere frenar los desahucios. Su enfoque social y sus medidas innovadoras como la multas a los bancos han convertido este anteproyecto en uno de los más importantes. Tras pasar por información pública, el texto está en manos de los servicios jurídicos y todavía debe recibir el visto bueno del Gobierno y remitirse a las Cortes. En el Parlamento cuenta, de entrada, con el visto bueno de Podemos, pero es posible que deba ‘armonizarse’ con una hipotética normativa estatal de vivienda.

El anteproyecto de Ley de economía circular finalizó su periodo de exposición pública a principios de este mes recibiendo un total de ocho alegaciones, la mayoría de ellas en forma de «reflexiones positivas» hacia esta norma, que podría ver la luz en marzo del próximo año. Así lo destacan fuentes de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural. La futura ley recoge aspectos como que las empresas que gestionen residuos en la región tendrán la obligación de presentar una fianza para que, en caso de problemas medioambientales, sean las empresas y no los ciudadanos las que hagan frente a los costes de reparación del medio ambiente.

El 23 de octubre el Consejo de Gobierno tomó en consideración el anteproyecto de Ley de academias de Castilla-La Mancha. Los objetivos generales de este anteproyecto de Ley, que solo ocupa tres páginas, pasan por regular la creación de nuevas academias como instrumento de participación de la sociedad civil en la vida cultural de la región, garantizar la permanencia de las creadas hasta ahora y fomentar sus actividades, pero poco más se ha sabido de ellas desde entonces.

En el cajón hay otras normas como la de ordenación de instalaciones de radiocomunicación de la región; o la Ley de patrimonio, un texto que establece qué se puede hacer con el patrimonio que pertenece a la Junta de Comunidades: los usos y aprovechamientos, la adquisición preferente, los alquileres, las permutas, cesiones gratuitas...

tras la tempestad, no siempre llega la calma. En resumidas cuentas, los diputados regionales deben coger fuerzas durante el parón navideño y regresar con las ganas renovadas, pues detrás de estos tres meses intensos de trabajo llega la campaña electoral.