Sagan exhibe músculo en Colmar

Europa Press
-

El 'Hulk' del BORA consigue su primera victoria en el presente Tour y refuerza el maillot verde de la regularidad

Sagan exhibe músculo en Colmar - Foto: CHRISTIAN HARTMANN

El ciclista eslovaco Peter Sagan (BORA-hansgrohe) ha ganado la quinta etapa del Tour de Francia, disputada entre Saint-Dié-des-Vosges y Colmar sobre 175,5 kilómetros, al mostrar su fuerza en una llegada masiva en la que, por lo abrupta que fue la etapa con sus cuatro puertos, faltaron algunos de los velocistas más puros. 
Sagan, segundo en la primera etapa, se impuso en Colmar y celebró su primer triunfo en esta edición -la duodécima etapa en el Tour de Francia en su carrera- rememorando al personaje Hulk, vestido de un verde que refuerza como líder de la regularidad, y superando en meta a Wout van Aert (Jumbo-Visma) y Matteo Trentin (Mitchelton-Scott). 
El eslovaco, tres veces campeón del mundo, persigue en este Tour de Francia el récord de lograr el séptimo liderato final en la clasificación de la regularidad. Fue el mejor en 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2018, y no lo ganó en 2017 al no poder acabar la ronda gala. De momento, ya tiene su etapa y seguirá buscando ampliar su palmarés en lo que queda de carrera. Esta vez, pese a que el gran favorito era un Michael Matthews para el que el Team Sunweb trabajó duro en el tramo final de la jornada, aprovechó que el australiano perdió la posición y se quedó rezagado para tomar la iniciativa, buscar el carril bueno y acelerar hasta comprobar, justo antes de cruzar la línea, que ya era suya la etapa y empezar a hacer el gesto de Hulk
El perfil escarpado de la etapa permitió ver a una selecta escapada formada por el hasta ahora líder de la montaña Tim Wellens (Lotto-Soudal) -que cedió tras esta etapa los topos a Xandro Meurisse (Wanty-Groupe Gobert)- junto a Simon Clarke (EF Education First), Mads Würtz Schmidt (Katusha-Alpecin) y Toms Skujins (Trek-Segafredo). De ellos, el campeón letón fue el mejor, pero Skujins fue finalmente cazado por el gran grupo a 22,5 kilómetros de la meta. 
Pese a la ayuda puntual de los BORA-hansgrohe, pensando en el maillot verde de la regularidad de Peter Sagan que sí honró a sus compañeros, hubo un valiente de entidad como el excampeón del mundo Rui Costa (UAE-Team Emirates). El portugués atacó a 7,5 kilómetros de la meta en la bonita ciudad de Colmar, pero a 2,1 para el final fue engullido por un pelotón que, entrado ya en zona de protección, fue como un tiro a por la lucha por la etapa. 
No hubo cambios en la general, que sigue liderada por el Mosquetero Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step). El líder no pasó apuros y se mostró muy metido en carrera en todo momento, en cabeza en el paso por las cotas y en los inicios de los descensos. 
De cara a este jueves llega la primera etapa de montaña y el primer final en alto. Se partirá de Mulhouse y se llegará a La Planche des Belles Filles después de 160,5 kilómetros, con siete puertos de montaña y tres de ellos de primera categoría. La subida final será de 7 kilómetros al 8,7% de pendiente media y se presume un cambio de líder en la general. 


Lesión seria de Dumoulin

El holandés Tom Dumoulin (Sunweb), ausente en el Tour de Francia tras sufrir una caída en el Giro de Italia, sufre una lesión de rodilla "más grave de lo que se pensaba", según revelan las pruebas médicas. Una resonancia magnética realizada al ganador del Giro 2017 y segundo en el Tour y Giro de 2018 en el Hospital de Maastricht ha revelado un desgarro en un tendón de una rodilla que supone un periodo de recuperación más largo de lo esperado. El ciclista holandés trató de volver a su mejor nivel en el Dauphiné pero una irritación en la rodilla le obligó al abandono y a descartar el Tour de Francia.
"Tom sufrió una caída fuerte en el Giro y el impacto causó varias lesiones diferentes en su hueso, tendón, cartílago y tejido blando dentro de su rodilla", explico el médico del equipo Sunweb, Anko Boelens. Con la rodilla aún dañada, Dumoulin trató de realizar una concentración en altura antes del Tour, pero finalmente renunció al programa previsto al ver que no era factible.