Los secesionistas llaman a la «batalla» contra el Gobierno

SPC
-
Los secesionistas llaman a la «batalla» contra el Gobierno - Foto: Albert Gea

Los CDR, ANC y Òmnium prometen agitar las calles el 21-D con una concentración masiva de vehículos y barricadas en protesta por la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona

La cuenta atrás ha comenzado. Cuando faltan siete días para que se celebre el primer aniversario de las últimas elecciones catalanas y el Consejo de Ministros en Barcelona, las principales asociaciones secesionistas han desenterrado el hacha de guerra. Así, los Comités de Defensa de la República (CDR) convocaron ayer a través de las redes sociales a sus fieles a la «batalla» en la Casa Llotja de Mar de la Ciudad Condal, donde está previsto que se celebre la reunión.  
En Twitter se pudo apreciar su espíritu belicista con un mensaje en el que citan al dramaturgo y poeta Bertolt Brecht: «Quien no comparte la batalla, compartirá la derrota». Menos beligerantes se mostraron la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium, si bien todos estos colectivos tacharon de «provocación» y «vergüenza» la polémica decisión del Gabinete de Pedro Sánchez. 
Los CDR, que ya protagonizaron cortes en la AP-7 el pasado sábado, advierten de que el 21-D serán «ingobernables». De hecho, instan a la protesta bajo el lema Tumbemos el régimen.  
 Está prevista una barricada de neumáticos cortando una carretera, junto al mensaje: «Las barricadas pueden cortar una calle, pero abren el camino».
Mientras, la ANC, cuyo expresidente Jordi Sànchez se encuentra en prisión preventiva por su implicación en el procés, pidió a los independentistas «reservarse» el próximo viernes para que «la dignidad» vuelva a la calle. Esta entidad avisa a través de un tuit de que sus reivindicaciones esta vez no consistirán en «hacer un círculo ni un lazo de luz», por lo que pide a sus seguidores que estén pendientes de sus comunicaciones a través de los canales oficiales de la entidad. 
De momento, se ha adelantado ya la convocatoria de una concentración masiva de vehículos en Barcelona, con la que pretende bloquear el tráfico de la ciudad y responder a «las elecciones impuestas» por un «Estado opresor» el año pasado.