Preparados siempre para intervenir

Belén Monge Ranz
-
Preparados siempre para intervenir - Foto: Javier Pozo Peño

Uno de los retos de la Dirección General de la Policía para este cuerpo de elite es el de «reducir los tiempo de respuesta», afirma el comisario jefe del GEO

Cuando en el GEO se recibe una llamada, el tiempo de respuesta para acudir al punto del conflicto o incidente es de cinco minutos. Siempre hay una unidad en alerta para salir al momento. No obstante, su reto sigue siendo el de superarse día a día y «mejorar los tiempos de respuesta», afirma Javier Daniel Nogueroles Alonso de la Sierra, quien es desde marzo de 2017 el comisario jefe de este cuerpo policial. Una unidad de elite que inició su andadura hace cuarenta años y cuya primera actuación fue la liberación de seis rehenes en el Banco de Vizcaya el 7 de febrero de 1981. Su prestigio sobrepasa las fronteras y quiere seguir perfeccionándose. Desde la Dirección General de la Policía tienen muy claras sus prioridades, una de ellas es «adaptarse a los tiempos, llegar pronto, y con los medios necesarios», afirma rotundo a La Tribuna el comisario jefe de este cuerpo especial.        
Aunque con el mismo espíritu de servicio que cuando nació hace ya cuarenta años, el GEOha tenido que aclimatarse a la evolución de las tácticas policiales, técnicas y medios materiales. Sus profesionales son vocacionales. «La vida del GEO es vocacional, es una vocación de servicio público al ciudadano», señala Nogueroles orgullo de su unidad. Se trata de policías tremendamente especializados, que intervienen a menudo como apoyo de otras unidades policiales. El sigilo, la cautela y la astucia están detrás de cada operación, unas cualidades que priman en sus misiones. Pero en esta tarea resulta fundamental el apoyo incondicional de la familia. La mayoría de las veces, sin hacer preguntas. En unos casos porque prefieren no saber. Pero también porque se trata de misiones que deben quedar en el ámbito del GEO. «La familia es la piedra angular;sin su apoyo sería absolutamente imposible», reconoce el máximo responsable de este grupo especializado.     
Son policías que entrenan muchas horas a diario; realizan un adiestramiento duro pero vital para sobrevivir a determinadas intervenciones. La condición física es importantísima a la hora de intervenir, pero lo es igualmente porque el equipo que llevan pesa unos 40 kilos, y si no están preparados, el rendimiento se merma.
Cumplen 40 años de trayectoria y su casa cuartel sigue anclada en Guadalajara. Desde aquí emprenden camino a las distintas misiones que se les encomiendan. Aunque tal y como señala el comisario, hay muchas situaciones durísimas, también las hay muy gratificantes. «Es algo que te llena», señala el Nogueroles. Y es que, no es menos cierto que quien decide hacerse geo tiene muy claro lo que representa dedicarse a ello «porque supone mucho sacrificio», añade.
En estas cuatro décadas, este grupo especial de operaciones ha realizado todo tipo de misiones:liberado a más de 400 rehenes, prestado seguridad en los desplazamientos de los Reyes de España, la protección de embajadas como es actualmente la de España en Kabul, rescates o localizaciones de droga escondida. Un recorrido en el que el GEO ha perdido a cinco compañeros en acto de servicio. El último de ellos fue el subinspector Torronteras durante el asalto al piso de Leganés (Madrid), donde se inmolaron los terroristas responsables de los atentados del 11-M. Ocurrió el 3 de abril de 2004; una fecha que ha quedado marcada en la mente de muchos de ellos. Con expresión seria y dura, el comisario Nogueroles reconoce que la muerte de Torronteras representó «un momento muy difícil, pero nos debe servir para crecer y seguir mejorando en nuestro trabajo. Tanto él, como el resto de los compañeros fallecidos están presentes en nuestra memoria en el día a día», dice.
Ni el GEOni el cuerpo de elite de la Guardia Civil (UEI) tienen techo máximo de edad para operar. El día a día les va diciendo si deben seguir en activo o no. Lo ven en su desgaste físico. Cuando lo acusan, saben que es el momento de retirarse de la primera línea.   
la constitución. El cumpleaños de este cuerpo de elite coincide con el de la Constitución. Nogueroles no se plantea si es casual o no pero sabe que «ha marcado a este grupo de elite»; una unidad que ha ido evolucionando exactamente igual que lo ha hecho la sociedad española en procedimientos y táctica, y que «mantiene la misma ilusión que hace cuarenta años», afirma este comisario orgulloso de tener un equipo de policías «excelentemente cualificados» para actuar ante la resolución de «incidentes críticos», concluye.