LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Complejos de la izquierda

La izquierda tiene un complejo: se considera poco nacionalista, o de otra manera, poco separatista. Pero cuando calcula los votos que hay en el separatismo o en el nacionalismo, les hace unas concesiones que hunde la intención de voto a la izquierda y engrandece el propio separatismo. Me explico: cuando el PSOE se ha unido a los separatistas gallegos con tal de gobernar, se ha hundido el PSOE, y sus votos han ido a parar a la bolsa de los separatistas. En este caso no se han hecho más fuertes porque ganó el PP y los separatistas no tuvieron a su alcance la televisión gallega, como instrumento de publicidad. Cuando el PSOE ganó en el País Vasco, -en tiempos de Felipe González-, la izquierda le entregó el poder al Partido Nacionalista Vasco, y como consecuencia de aquel error, el PNV agarró la televisión regional y se puso las botas de publicidad nacionalista. ¡Y será que es difícil!, el País Vasco era de las zonas más ricas de España, los vascos a nivel individual son conocidos por el resto de los españoles como gente fuerte, noble y generosa, y casi todos los chistes de Bilbao van por ahí. Con lo cual, la publicidad hizo que muchos López, Sánchez o Gutiérrez, descendientes de inmigrantes andaluces o extremeños se pusieran al frente del nacionalismo, -alguno hay de ETA-, como si llevasen el ADN y el RH negativo en el cielo de la boca. Pero bueno a lo que vamos, el PSOE se hundió en el País Vasco. Hoy, habiendo tenido incluso una oportunidad que le dieron al inútil Patxi López, -solo se pudo cambiar el nombre-, ya no tenía solución. Lo denunciaron Nicolas Redondo Terreros, Rosa Diez, y todos los personajes de peso entonces en el País Vasco, pero la tesis de perdedor ganó, y así quedó el PSOE en Vasconia. La metedura más gorda la tuvo el PSOE en Cataluña, y el acierto más indudable en Andalucía, donde defendía la patria España. Así en Andalucía le robó todos los votos al partido andalucista y gobernó durante muchos y muchos años, con la bandera de España en la boca. No pasó lo mismo con Zapatero, el traidor de Montilla, y el apoyo baboso a Pujol. Era tradicional, pues cuando se declaró independiente Cataluña la otra vez con Companys, nunca se puso del lado de España, aunque aquella independencia duró un día. La carrera de la izquierda para perder votos haciéndole la pelota a los nacionalistas y a los independentistas, ojo PC y Podemosque entran en el saco, y que siempre paga la izquierda en votos y el prestigio en el resto de España. En votos en Cataluña, porque de ser el segundo partido casi rozando con el primero en aquella región, está en el cuarto o quinto lugar, pero además ha perdido un 80% de los votos, mientras los independentistas con TV3 ha multiplicado casi por 2. Pues aún así, prefieren pactar con ellos que con el resto de partidos. No vale todo. La izquierda debería ser sobre todo anti independentista, y desde luego mucho más que la derecha.