Eléctrico y urbano

SPC
-
Eléctrico y urbano - Foto: Ferran Nieto Espinet

Seat ha mostrado en Barcelona el Minimó, un cuatriciclo pensado para la conducción en ciudad y con 100 kilómetros de autonomía

SEAT quiere destapar una visión del futuro de la movilidad urbana con la presentación del prototipo Minimó. Este cuatriciclo eléctrico se ha diseñado como respuesta a los problemas de conducción en entornos urbanos y la normativa en materia de emisiones, el endurecimiento de las leyes de entrada de vehículos a las áreas urbanas, el aumento de los atascos o la falta de espacios de aparcamiento.
El Minimó, que reúne las ventajas de tamaño de las motocicletas y la seguridad y la comodidad de los turismos, rebaja las dificultades de los trayectos por ciudad. Se trata de un vehículo ágil y de tamaño reducido que cuenta con un habitáculo cerrado y práctico que aporta seguridad y responde a las necesidades de los conductores.
Dispone de un sistema de propulsión con cero emisiones que resuelve el problema del acceso a los centros urbanos. Para recargar el vehículo de forma rápida, se puede cambiar la batería, así se reduce el tiempo de carga en el caso de los clientes privados, y disminuyen los costes operativos para los servicios de uso compartido.
Su carácter híbrido, que aúna las prestaciones de los turismos y las motocicletas, acentúa su finalidad principal: transportar a dos personas de forma cómoda con la menor huella posible.
Es un prototipo compacto, de 2,5 metros de longitud y 1,24 m de ancho, que permite moverse por las calles más congestionadas de la ciudad y aparcar en los espacios más reducidos. Además, ofrece un manejo cómodo, ya que dispone de ruedas descubiertas de 17 pulgadas, una posición del asiento similar a un SUV y una excelente amplitud para los pasajeros.
Está diseñado con un habitáculo cerrado, de estética pura y sutil y gran atractivo técnico, que protege a los pasajeros y aporta seguridad; es una opción práctica para moverse por ciudad en cualquier tipo de condiciones climatológicas.
El vehículo tiene un solo faro delantero que recuerda a las motocicletas, mientras que el diseño de la luz trasera es de inspiración aeronáutica, lo que acentúa su agilidad.
Las puertas, asimétricas y batientes, se pueden abrir en los espacios más ajustados. La que está situada a la izquierda del conductor, de menor tamaño, cede espacio a las lunas para mejorar la visibilidad de los pasajeros, mientras que la derecha facilita la entrada y salida del coche.
El interior se caracteriza por la amplitud de espacio. Cuenta con un diseño que maximiza el tamaño, la luminosidad y el atractivo de la cabina. Tiene un habitáculo cómodo, despejado y agradable al tacto, con el mismo espacio para las dos personas que puede albergar. La distancia entre el centro de gravedad del piloto y el pasajero es idéntica a la del Seat Mii, mientras que la distancia entre los ocupantes y la puerta es mayor que en el actual Ibiza.
Entre otras funciones, el coche reconoce si el conductor tiene 16 o 18 años para adaptar su velocidad máxima de 45 a 90 km/h, por ejemplo. Además, mediante el Asistente de Google en Android Auto, puede centrarse en la carretera y mantener sus manos en el volante mientras interactúa con su voz con el vehículo para obtener respuestas, gestionar tareas y controlar los diferentes medios.