Dos millones de jóvenes en España son pobres

SPC
-
Dos millones de jóvenes en España son pobres

El Consejo de la Juventud atribuye esta situación al actual modelo laboral de precariedad y a la elevada tasa de desempleo entre este colectivo, superior al 29 por ciento de la población

No es ningún dato baladí, la pobreza en España sigue haciendo estragos en la sociedad y cada vez afecta a una población más joven, según revela el último Informe sobre Pobreza Juvenil presentado ayer por el Consejo de la Juventud de España, que recoge datos de 2016 y 2017. El documento evidencia que más de dos millones de jóvenes en el país se encuentran en situación de pobreza, casi dos millones en pobreza relativa y otros 600.000 en severa. 
El estudio, elaborado por la consultoría InPactos, indica que el 29,6 por ciento de los jóvenes se encontraba en situación de pobreza relativa en 2016, siete puntos por encima que la población total, y que el 9,5 por ciento estaba en pobreza severa, casi tres puntos por encima que el grueso de la sociedad. Asimismo, de los datos se desprende que un 37,6 por ciento estaba ese mismo año en riesgo de exclusión social. 
Para el presidente del Consejo de la Juventud, Manuel Ramos, estas cifras «son una alarma social que deben abordarse tanto con medidas urgentes como con aquellas que modifiquen la estructura económica de la sociedad». 
Los autores del estudio atribuyen la situación de pobreza juvenil en España al actual «modelo laboral de precariedad», como causa principal, «solo paliada por el colchón familiar en aquellas familias menos vulnerables». En concreto señalan que la tasa de paro entre los jóvenes es del 29,4 por ciento, 12 puntos por encima que la de la población total. 
Asimismo, apuntan que otra causa de la precariedad es la parcialidad de la jornada que «en su gran mayoría se hace de forma involuntaria por parte del trabajador». En 2017, el 27,3 por ciento estaba en esta situación, frente al 15 por ciento de la población total. 
En relación a la vivienda, se desprende que el porcentaje de jóvenes que tienen un piso en propiedad ha disminuido desde 2007 en casi un 30 por ciento. Actualmente, apenas un tercio de personas jóvenes cuenta con una vivienda en propiedad frente a casi un 80 por ciento del resto de la población.