Al-Attiyah y Price se coronan en Lima

SPC
-

El catarí se lleva el triunfo en la categoría de coches, en la que el español Nani Roma acaba segundo, mientras que el piloto australiano se hace con la victoria en motos

Al-Attiyah y Price se coronan en Lima - Foto: CARLOS JASSO

Lima, meta de la última etapa del Rally Dakar, fue testigo ayer de la coronación de los ‘reyes’ del ‘raid’ más duro del mundo, acortado en su habitual duración en esta edición. El piloto catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) y el australiano Toby Price (KTM) se proclamaron ganadores en las categorías de coches y motos respectivamente. 
Con este triunfo, Al-Attiyah se consagró como el jeque de la carrera (fuera ya tiene este tratamiento por ser primo del emir de su país, Tamim ben Hamad Al Zani) al sumar su tercera ‘corona’ en una carrera a la que llegó hace 15 años por la puerta pequeña.
El árabe no defraudó en un Dakar cuyo terreno era un 70 por ciento de dunas, su hábitat natural y ganó a lo grande, liderando la prueba de principio a fin, a excepción del segundo día, y sin cometer ningún error serio, al contrario que sus rivales, que fueron eliminándose por el camino hasta dejarlo solo a la cabeza del rally.
Tras él en la general terminó Joan Roma (MINI), que se desquitó de su abandono tempranero el pasado año por un accidente y que finalizó a 46,42 del ganador. De esta manera, el catalán logró subirse de nuevo al podio final, algo que no conseguía desde su triunfo en 2014. El francés Sebastian Loeb (Peugeot) fue tercero. 
La etapa final en coches tuvo, además, color español ya que el veterano Carlos Sainz (MINI), sin opciones desde los primeros compases de la carrera, entregó su corona de campeón a Al-Attiyah del mejor modo posible, con una victoria en Lima. El madrileño, que tenía en este 2019 ningún triunfo parcial y que concluyó decimotercero en la general, se desquitó imponiéndose por delante de Loeb. 
LESIONADO. En motos, el australiano Toby Price se proclamó campeón por segunda vez en su carrera, un éxito que demuestra su fortaleza y entereza al triunfar nuevamente en el ‘raid’ más duro del mundo con una muñeca maltrecha después de haber pasado por el quirófano hace apenas un mes por una caída y tras haberse roto una pierna en esta misma competición hace dos años.
El austríaco Matthias Walkner acabó segundo y el británico Sam Sunderland (KTM) cerró el podio, con Oriol Mena (Speedbrain), noveno, como mejor español.