Cruz Roja intensifica esfuerzos con las personas mayores

Leo Cortijo
-

La organización prepara una serie de actividades a través de aplicaciones móviles y redes sociales que ayuden a las personas mayores a crear una «rutina diaria» que les permita estar activas y mantener «hábitos de vida saludables» en su domicilio

Manuel Martínez, en su domicilio, ocupa parte del tiempo con la pintura y el dibujo - Foto: Cruz Roja

La labor de Cruz Roja es encomiable y necesaria en cualquier tipo de escenario, pero alcanza el grado de imprescindible en contextos como en el que ahora se ve sumido el país y, por extensión, la provincia. Todas las manos dispuestas a ayudar en crisis como ésta son pocas. La entidad humanitaria moviliza en territorio conquense en torno a 70 voluntarios, que se reparten entre la capital y los principales municipios, como Tarancón, Motilla del Palancar, Las Pedroñeras, Iniesta o San Clemente, entre algunos otros.

Ante una situación de emergencia humanitaria como ésta, Cruz Roja ha reorganizado sus recursos y servicios para dar una respuesta eficaz a las personas más vulnerables. Sin duda alguna, uno de los colectivos más castigados por el Covid-19 es el de las personas de edad avanzada. En este sentido, además de apoyar el suministro de alimentos, artículos de higiene básica y farmacológicos a aquellos que no pueden salir de su vivienda, Cruz Roja se pone en contacto con estos abuelos, especialmente los que están en soledad, «para ver cómo se encuentran, aconsejarles sobre cómo manejar el estrés en este tipo de situaciones y conversar para que se sientan más acompañados». Así lo explica a La Tribuna el técnico del área de mayores de Cruz Roja Cuenca, Borja Gómez.

Asimismo, la organización prepara una serie de actividades a través de aplicaciones móviles y redes sociales que ayuden a las personas mayores a crear una «rutina diaria» que les permita estar activas y mantener «hábitos de vida saludables» en su domicilio. «Es importante que vean que estamos ahí con ellos y que la actividad sigue aunque se encuentren confinados en casa», comenta el técnico, y es que resulta «clave» para que tanto el cuerpo como la mente se mantengan activos.

De esta forma, por ejemplo, se realizará una batería de vídeos con actividades de gerontogimnasia, juegos para ejercitar la memoria, consejos para evitar caídas en la vivienda, manejo del estrés o actividades manuales, entre otros asuntos. En definitiva, «se trata de que los talleres que hacemos de forma presencial todas las semanas se hagan ahora en el domicilio particular», destaca Borja. Además, para favorecer las relaciones sociales entre todos ellos también se incentivarán las vídeollamadas en grupo.

Por otro lado, en esta tesitura «el apoyo psicológico es muy importante porque hay personas que no tienen a nadie». Con este tipo de casos están «volcados» a diario. Ahora bien, también los hay que aunque tengan a alguien, no pueden estar con ellos porque están en cuarentena o se encuentran en otras ciudades y no pueden venir. Con estas personas «también hay que estar porque le dan muchas vueltas a la cabeza, se preocupan por sus seres queridos y muestran su incertidumbre por la situación».

Beneficiarios. Al otro lado del teléfono de Cruz Roja, por ejemplo, se encuentran Manuel Martínez y Pilar Tenorio, un matrimonio de 73 y 71 años, respectivamente. Él, gracias a los consejos de la entidad humanitaria, mata tanto tiempo sin salir de casa con una de sus pasiones: el dibujo y la pintura. «Son 15 días en los que no he salido ni siquiera para ir al portal», comenta Manuel, que se afana en su afición por las manualidades, y es que siempre ha sido un manitas. Ella, sin olvidar los ejercicios de gimnasia que anima a hacer a su marido, ocupa buena parte del día en las labores del hogar, además de en coser mascarillas. «Hay que cumplir con una rutina para estar ocupados todo el día», argumenta, y es que «aquí estamos al pie del cañón».

El mayor despliegue de la historia. Desde el comienzo de la crisis sanitaria propiciada por el Covid-19 Cruz Roja aseguró el mantenimiento de sus programas esenciales e intensificó su actividad con las personas más vulnerables ante el virus. El Plan Cruz Roja Responde, puesto en marcha para los próximos dos meses, pretende alcanzar a más de 1,3 millones de personas a nivel nacional con un presupuesto estimado de 11 millones. El plan quiere movilizar a más de 40.000 personas voluntarias que materializarán las respuestas previstas en todo el Estado a través de sus más de 1.400 puntos de atención.

Casi un millón de personas recibirán atención y acompañamiento telefónico, 25.000 familias recibirán bienes básicos, 16.000 personas serán apoyadas en materia de empleo y 3.000 personas sin hogar tendrán un lugar para dormir. Este plan ya se está materializando gracias a los recursos propios de la organización, contribuciones la de Administración Pública, empresas y particulares, y más de 8.000 nuevas personas que se han ofrecido como voluntarias hasta la fecha.