A la cuarta va la vencida

Europa Press
-
A la cuarta va la vencida - Foto: CARL RECINE

El Barça disputará su 17ª semifinal en la máxima competición europea, con el astro argentino como líder indiscutible y la confirmación del estatus de 'invencible' en el Camp Nou, después encadenar 31 partidos sin perder en la Liga de Campeones

El FC Barcelona disputará la decimoséptima semifinal en la máxima competición europea, entre Copa de Europa y Liga de Campeones, después de eliminar este martes al Manchester United (3-0) en el Camp Nou y dejar atrás una mala dinámica de tres temporadas sin pasar de cuartos de final.

Para llegar a tener cinco títulos en su palmarés, de un total de ocho finales disputadas, el Barça ha tenido que pasar por 16 eliminatorias de semifinales, la mayoría de ellas en las últimas temporadas. Y, pese a ese muro reciente de caer en cuartos, esta campaña jugarán la 17.

Y lo harán liderados por Leo Messi, quién desde su llegada al equipo culé se ha convertido en un salvavidas. Así lo expresó Ernesto Valverde, el técnico del conjunto azulgrana, tras el encuentro de ayer: "Messi nos saca siempre de muchos problemas. No vamos a pedir perdón por tenerlo, es una suerte para nosotros", declaró tras los dos goles del argentino al club inglés.

Pese a ser, en los últimos años, casi siempre uno de los favoritos a llevarse la ansiada orejona, en el arranque de la Copa de Europa, el Barça no figuraba entre los clubes más fuertes del momento. Aún así, en 1960 llegó la primera semi para el equipo blaugrana, en las que cayó frente al eterno rival, el Real Madrid. Al año siguiente, en 1961, perdió la final contra el Benfica (3-2), en Berna.
Hubo que esperar hasta 1975 para ver otras semifinales de Copa de Europa en Barcelona, y se perdieron frente al Leeds United. Sin poder imponer ninguna época brillante, volvieron a perder los blaugranas una final en 1986, ante el Steaua de Bucarest, en la tanda de penaltis. Una derrota dolorosa al tener la vitola de favoritos sobre los rumanos.

Seis años después, ya con el Dream Team de Johan Cruyff activo, llegó nunca mejor dicho el sueño del club; inscribir su nombre en la historia de la Copa de Europa. En el antiguo y mágico Wembley, frente a la Sampdoria, el trallazo de Ronald Koeman de falta directa en la prórroga llevó a la gloria al Barça. Pero la kriptonia de aquel equipo casi invencible fue el AC Milan de Fabio Capello, con el bigoleador Daniele Massaro, Marcel Desailly, Paolo Maldini o Mauro Tassotti en el césped del Estadio Olímpico de Atenas, con un 4-0 clarísimo en la final de 1994.

Después llegaron las semis del 2000, en las que cayó ante el Valencia CF y las del 2002, que perdieron contra el Real Madrid. Pero en 2006, con Laporta en la presidencia y Frank Rijkaard como entrenador, el equipo volvió a la gloria tras ganar al Arsenal en la final. consiguiendo su segunda Champions, la primera bajo esa nomenclatura. Más tarde el Barcelona encadenó seis semifinales consecutivas, incluyendo dos finales y sendos títulos, en Roma 2009 y Londres 2011. Por último, pese al tropiezo en 2014 frente al Atlético de Madrid en los cuartos, en 2015 llegó el segundo triplete de la historia, tras el logrado por Guardiola en 2009, de la mano de Luis Enrique Martínez. El título en Berlín ante la Juventus no tuvo continuidad, y fue un oasis dentro de cuatro años cayendo en cuartos.

 

Con la mirada puesta en Madrid 2019

Pero ahora parece que el Barça está destinado a llegar a la final, si bien primero tendrá que eliminar en semis al vencedor del partido de cuartos entre Liverpool y Oporto (que se celebrará esta noche, a las 21,00 horas). Valverde, por el momento, se muestra cauto al asegurar que el equipo ha hecho "dos buenos partidos, que es lo que hay que hacer para poder seguir en Champions" pero que hay que ser conscientes de "las dificultades y que en cinco minutos malos puedes tener un disgusto". "La siguiente eliminatoria será contra un gran rival, seguro, pero estamos contentos con el nivel que estamos mostrando. Me encantaría llegar a la final", se sinceró en rueda de prensa.

"Nosotros salimos y disfrutamos, sobretodo, después de ganar. Es importante ganar", manifestó en alusión al lema 'Salir y disfrutar' en honor a Johan Cruyff que colgó de la fachada del Camp Nou esta noche. Un Camp Nou que se ha convertido en un fortín en las noches europeas, puesto que el Barcelona suma 31 partidos sin perder en casa en la máxima competición continental, una racha jamás alcanzada por ningún otro equipo.

La última vez que el coliseo azulgrana vio caer a los suyos fue el 1 de mayo de 2013, y además con estrépito. Precisamente el Bayern fue el último equipo en ganar en el Camp Nou en la 'Champions', con un 0-3 que confirmaba la superioridad bávara, después del 4-0 de la ida y que enviaba a la escuadra germana directamente a semifinales. Desde entonces, el Barcelona ha sumado 28 victorias y sólo 3 empates, 31 partidos sin perder en los que ha marcado 94 goles y encajado únicamente 15.

Quién sabe si este campaña tendrá de nuevo la recompensa del título. De momento, ya está en semifinales, algo que no había logrado los últimos tres años.