La catedral completa su puntero proyecto de iluminación

Nuria Lozano
-

La segunda fase, que ha sido posible gracias al convenio con Globalcaja y se ha centrado en las obras de arte, culmina una intervención que comenzó en 2016 con 'La Poética de la Libertad'

Presentación este jueves de la iluminación completa de la Catedral de Cuenca - Foto: Reyes Martínez

La luz es ya protagonista absoluta  en la catedral de Cuenca. Este jueves se ha presentado la iluminación artística acometida a lo largo de 2019 con la que que se completa la intervención que saca de la oscuridad a naves, bóvedas, capillas y obras de arte de la Seo conquense.

Finaliza así un ambicioso proyecto que comenzó en 2016 con motivo de la exposición La poética  de la Libertad y que ha revelado a conquenses y visitantes una nueva cara de este emblemático templo gótico.
Esta segunda fase ha supuesto una inversión de 175.000 euros que el cabildo catedralicio ha podido afrontar gracias al préstamo suscrito con Globalcaja, a la aportación de la entidad, y a fondos propios.

El acto ha contado con la asistencia del deán de la Catedral, José Antonio Fernández, el presidente de Globalcaja, Carlos de la Sierra, y José Luis Ruiz Medinabeitia, responsable de Proyectos de Targetti,  empresa con sede en Florencia, que ha sido la encargada de instalar una moderna tecnología LED en los diferentes espacios. Un sistema, ha recalcado Ruiz Medinabeitia, puntero a nivel nacional, muy eficiente y duradero. «Los proyectores que estamos usando sustituyen los 150 watios de descarga por 50, reduciéndose así en un tercio el consumo».  Ha explicado que a la hora de actuar han seguido los criterios del director de la Catedral, Miguel Ángel Albares, alma mater del proyecto quien «nos ha ido enfocando y remarcando los elementos porque es quien mejor conoce la Catedral».
Por su parte, el deán José Antonio Fernández, ha destacado la gran transformación que ha experimentado el edificio en solo seis o siete años. «Donde no había luz ahora la hay y la hemos encendido donde había que hacerlo y poner el foco donde había ponerlo». Mientras que la actuación en 2016 fue más general, la última se ha centrado en las obras de arte. «Esto nos ha permitido también ver dónde hay que hacer restauraciones», ha especificado.
URGENCIA. Fernández, que ha agradecido a Globalcaja su generosidad, ha recordado que la preocupación  del Cabildo en estos momentos se centra en las bóvedas, que presentan la piedra muy dañada por la humedad. «Ya lo hemos trasladado a todas las instituciones porque en este caso si no nos echan una mano no tenemos espaldas suficientes para llevarlo a cabo y es algo que urge».

Finalmente, el presidente de Globalcaja ha mostrado su satisfacción por los resultados de la iluminación y ha resaltado que «esto demuestra que  la colaboración de entidades en la ciudad da muy buenos resultados».