Discordia en un proyecto de tres millones de euros

J. López
-

Los alcaldes 'populares' de los municipios abogan por seguir con la iniciativa para frenar la despoblación, mientras que los socialistas piden destinar los fondos a otras medidas de urgencia

Discordia en un proyecto de tres millones de euros - Foto: Reyes Martí­nez

Serranía en Vía, el proyecto impulsado por el Partido Popular en la anterior legislatura, está en el alambre. Los cerca de tres millones de euros que había presupuestado inicialmente el equipo de Gobierno de la Diputación en la pasada legislatura para rehabilitar  las ocho estaciones de tren, están ahora en entredicho. El asunto pone en desacuerdo a los alcaldes y a los vecinos de las localidades por las que transita la línea férrea. Unos creen conveniente invertir el dinero que estaba presupuestado al efecto y otros reclaman que las partidas se destinen a otras necesidades de mayor urgencia. 
Eso sí, las opiniones van por barrios, pues los alcaldes del PP creen que el proyecto es un impulso para generar economía en una de las comarcas más despobladas de Cuenca y los ediles del PSOE entienden que la inversión en sus apeaderos no repercutirá directamente en los municipios y supondrá un coste alto.
A favor y en contra. Manuel Martínez Escribano (PP), alcalde de Yémeda, no solo cree que se debería seguir con el proyecto sino que considera que «arreglar las estaciones y hacer un circuito por todas atraería a visitantes y turistas». El regidor entiende que, «al fin y al cabo, es una inversión para los pequeños municipios que van a tener que tirar del turismo». 
El alcalde de Cañada del Hoyo, Francisco Guadalajara (PP), dice que le parece «estupendo» que rehabiliten las estaciones. «Son edificios que es necesario recuperar y darles una utilidad antes de que se caigan al suelo», añade, y recuerda que en el municipio se ubica la estación –a dos kilómetros del núcleo– y el apeadero de Los Palancares. «Sabemos que hay que invertir mucho dinero, pero es necesario para las localidades que sufren la despoblación», comenta.  
Paralizar el proyecto sería «un error», afirma el alcalde de Arguisuelas, Daniel García Rebollo (PP), quien cuenta que el ayuntamiento planteó a la Diputación pavimentar un acerado que conectará el apeadero y la localidad, y construir un bar o restaurante en la planta baja para dar servicio a los numerosos camioneros que transitan por este cruce de caminos, «nexo de unión de la Serranía Baja con Valencia», que transportan el sílice y caolín de varias canteras de la zona. «La viabilidad está más que asegurada en esta estación», señala el edil, que asegura haber trasladado al presidente provincial que «el pozo de agua municipal está a 100 metros, las tuberías a 150 y el poste de luz a 10. La inversión es mínima». 
La alcaldesa de Mira, Míriam Lava (POSE), afirma que la estación está en un estado «ruinoso» y habría que hacer «una inversión importante». Lava se cuestiona si la financiación tendría retorno económico y asegura que, tras ocho años «recibiendo lo mínimo de la Diputación, el municipio necesita una inversión grande». «Sería más razonable y justo invertir una partida de 450.000 euros para la estación en el municipio. Tenemos muchas necesidades y requerimos otras muchas cosas».
Francisco Cócera (PSOE), alcalde de Cardenete, apoya la iniciativa para revitalizar la comarca aunque considera el proyecto «muy ambicioso en su planteamiento y adolece sobre la posterior gestión». Cuenta que desde el principio echó en falta la participación activa de los grupos de acción local, los ayuntamientos y el tejido asociativo de los municipios. «Son inversiones muy grandes y hay que tener bien claro desde el principio cuál va a ser el uso y la repercusión que el proyecto va a tener». 
Además, recalca que la distancia lejana de las estaciones a los municipios dificulta el acceso de suministros y para los consistorios «sería inasumible hacer frente a su mantenimiento y conservación». El ferrocarril «puede ser el eje vertebrador, pero no hay que quedarse en eso sólo, sino ampliar a toda la comarca y facilitar el acceso a otros recursos». 
Sergio de Fez (PSOE), regidor de Enguídanos, cree que el proyecto es positivo par a los municipios que están integrados porque «recupera el trazado y las infraestructuras», pero «debería replantearse toda la inversión y la colaboración con los ayuntamientos». Asimismo, corrobora que llevar los servicios básicos hasta una estación a siete kilómetros «es muy complicado. Está abandonada hace más de 40 años y muy alejada del casco urbano. Siempre planteé  la mejora de caminos y el acceso a la estación como primera medida».

Prieto cree que la decisión del PSOE «es una pataleta». Benjamín Prieto, el presidente provincial en las dos últimas legislaturas y promotor de Serranía en Vía, cree que el paso atrás del actual equipo de Gobierno en el proyecto es «una pataleta y una manera de echar por tierra y desprestigiar los más de 80 años de historia de los edificios por los que han pasado miles de conquenses». 
El también máximo responsable del PP en Cuenca tilda de «triste» la medida del Ejecutivo socialista y el apoyo a esta decisión de aquellos alcaldes que «por anteponer la política a defender su territorio  han sucumbido y dan el visto bueno». 
Cree que la inversión en la línea aseguraba la continuidad de un servicio «que si no se hubiese cerrado en 2012» y recuerda que el proyecto fue reconocido en ferias como Presura o presentado en Fitur por ADIF. «Algún día se lamentarán. Yo ya he dejado mi labor en la Diputación y como conquense lo sigo reivindicando».
Por último, considera que el presupuesto inicial «era austero, pero contemplaba varios usos para diversificar la actividad en el territorio». El proyecto, menciona, incluía un tren turístico «para que realizase paradas y se conociese el territorio con intensidad, como ocurrió el año pasado con el tren de los ingleses».