CATHEDRA LIBRE

Miguel Romero


Coalición

¡Quién lo iba a decir, amigos! Se ha puesto de moda en estos tiempos, una palabra que nos puede llevar a recuerdos nostálgicos, no tanto positivos, pero sí futuristas por eso de hablar de consenso y cooperación. Me da la impresión que puede ser más bien «engañosa» en su origen de salida, pero tal vez, España, que bien necesita de «consenso» encuentre en esta aplicación, la solución a muchos de sus problemas.
Nos dice la RAE que Coalición es el pacto o unión entre personas, grupos sociales, políticos o estados para lograr un fin común. Por tanto, «gobierno de coalición es un gobiernos de fuerzas políticas, formado a partir de la unión de dos o más partidos políticos para conseguir un objetivo: la gobernabilidad del país».
Por tanto, la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno de España supone un hito en la historia política democrática española, puesto que el gobierno que han formado PSOE y Unidas Podemos es el primero que ha habido en la democracia española desde aquel lejano ya, ejecutivo multipartidista que fuera el Frente Popular en la II República española.
Pero no debe de resultarnos raro si queremos ser europeos, porque más de la mitad de los países de la UE cuentan con ejecutivos multicolores, aunque en España eso parecía imposible contemplarse como gobierno de la nación, cuando en las autonomías y ayuntamientos se estaban produciendo en estos últimos tiempos.
No quisiera, ni debo, augurar éxito o fracaso, aunque en mi fuero interno -como ciudadano que soy- si quisiera que fuera duradero por lo que puede beneficiar al país a la hora de acuerdos, postulados, leyes, reformas y múltiples necesidades que están pendientes de que se afronten, porque un país no puede estar con un gobierno en funciones tanto tiempo como nosotros hemos estado, con presupuestos prorrogados desde la era Rajoy, cuando la maquinaria del Estado, de las Autonomías, de los Ayuntamientos o de cualquier familia, necesita funcionar para que no se anquilosen sus mecanismos o piezas. Era necesario constituir gobierno, ahora bien, cada uno que lo valore en su justa medida como español de a pie, en base a su conciencia moral o a sus pensamientos ideológicos.
Lo cierto es que se ha puesto de moda en España la palabra Coalición y si no, miren a su alrededor: gobierno de España, gobierno de Navarra, gobierno de Cantabria, gobierno de Andalucía, gobierno de Cataluña, etc., etc., y lo que ahora deberemos todos es asimilar este sistema como posible para avanzar, caminar hacia un futuro, hacia una mejora social y económica de un país que hemos bajado hasta casi tocar fondo al estilo  «bananero» y eso nos ha puesto en la cola de la panadería.
Y si queremos hacer historia, lo que para los españoles nunca ha sido positivo sino más bien, retrógrado, recordemos cuál fue el último gobierno de coalición. Aquel gobierno del Frente Popular unió al PSOE y PCE, con diversas formaciones republicanas y surgió como consecuencia de las elecciones celebradas en febrero de 1936, aunque su duración fue efímera y con catastróficas consecuencias. Pero también lo fueron a lo largo de toda la Segunda República (tanto el primero como el segundo) y creo que en algunos casos, se consiguieron aspectos a tener en cuenta. De momento, tenemos el nuestro, actual y presente, que ahí queda y veamos cómo evoluciona.



Las más vistas