ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


El fantasma de VOX

Para el PSOE es una contrariedad que la Junta Electoral Central no permita que en el debate previsto por Atresmedia participe Vox. Y es que no hay nadie que esté haciendo tanto porque gane el PSOE como Vox. La aparición de Vox ha supuesto para el PSOE poder recuperar votantes que se le habían ido escapando a Ciudadanos, a Podemos y a la abstención. 
No es extraño que esos votantes que se habían ido hayan decidido regresar para votar de nuevo socialismo. El voto al PSOE es un "voto útil", la mejor manera de conjurar a la derecha extrema que se ha colado, vía Andalucía, en la política española. 
Escuchar a Santiago Abascal resulta inquietante, a él y a los otros líderes de Vox, inquietante y sorprendente, porque realmente cuesta comprender como con el discurso que gastan pueden convencer a nadie. 
Decía al principio que nadie está haciendo tanto porque gane el PSOE como Vox, pero tampoco nadie está haciendo tanto como el PSOE por inutilizar al PP alentando el miedo hacia Vox. 
En realidad estamos asistiendo a la misma estrategia de Francois Mitterand con el Frente Nacional. Mitterand tenía claro que para vencer a la derecha tenía que dividirla y se aplicó con inteligencia a ese objetivo. Así que levantó el "veto" en la televisión pública al Frente Nacional y desde las filas del socialismo francés empezaron a airear el espantajo del Frente Nacional. 
Claro que en España los asesores de Mariano Rajoy hicieron lo mismo cuando apareció Podemos. Sabían que la formación morada podía quitar votos al PSOE, como así sucedió, de manera que le dieron todo el aire que pudieron. 
Ahora el PSOE le está pasando la tarjeta de visita al PP y azuza el miedo entre los ciudadanos mas templados que ven que Vox puede obtener no solo representación parlamentaria sino tener relevancia en las nuevas Cortes. 
El caso es que Vox tiene un protagonismo desmesurado y no solo eso, ha conseguido lo más sorprendente: derechizar de tal manera al PP que éste ha dejado de ser un partido de centro derecha para convertirse en un partido rancio. 
Claro que Ciudadanos también se ha contagiado del "efecto" Vox, lo que les ha llevado a abandonar el centro y lo peor es que no le hacen ascos al partido de Abascal. 
Aún así el resultado de las elecciones aún depende de los indecisos. Aún quedan unos cuantos días para decidir el voto, y lo único cierto es que la aparición de Vox lo ha emborronado todo.