Charles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanencia

EFE
-

El Eibar logra una importante victoria ante el Levante (3-0) y espanta a base de goles los fantasmas de los puestos de descenso

Charles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanencia - Foto: Javier Etxezarreta

El Eibar no falló en su primera final particular, y goleó al Levante en un gran partido de los armeros, que demostraron no querer acariciar los puestos de descenso ante un Levante que se vio superado en puntería e incluso en intensidad por un equipo local que se tomó el partido tan en serio como la ocasión merecía.

Eibar y Levante empezaron muy fuertes, con mucha intensidad, y los visitantes probaron a Yoel en el primer minuto del partido, en un partido que ambos querían jugar en campo contrario bajo la insistente lluvia de Ipurua.

Pese al frenético arranque, ninguno de ambos equipos se hacía con el mando del centro del campo, y el choque parecía un correcalles, precioso para el espectador, eso sí.

Charles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanenciaCharles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanencia - Foto: Javier Etxezarreta

Pese a la insistencia local, hasta el primer cuarto de hora era el Levante quien superaba la primera línea defensiva del Eibar y llegaba con más peligro que los locales al área rival.

Al Eibar se le agarrotaban los músculos ante un Levante que sólo esperaba su oportunidad para hacer daño a la contra, aunque con más corazón que acierto.

Pedro León pudo cambiar el sino del partido, pero se encontró con el portero más parador de Primera, un Aitor que despejó a córner a más clara ocasión local hasta ese momento.

Charles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanenciaCharles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanencia - Foto: Javier Etxezarreta

Los visitantes pasaban más tiempo en el campo del Eibar que al revés, y el público, conocedor de la necesidad de puntuar de los suyos, animaban sin parar en busca de un empuje que los de Mendilibar parecían necesitar.

Y tras una jugada a balón parado llegó el tanto armero de Charles que daba vida a un Eibar que lo que más necesitaba era precisamente la moral que sólo un gol le podía otorgar.

La primera parte entraba en su último cuarto de hora con ventaja local en el marcador, pero con la incertidumbre de saber que el Levante podía hacer daño en cualquier contragolpe, y eso que aún Morales no había aparecido demasiado en ataque.

Charles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanenciaCharles y Orellana pisan fuerte el escalón de la permanencia - Foto: Javier Etxezarreta

El Eibar se llenó de moral y buscó el segundo antes del descanso, aunque sus buenos intentos se encontraban una y otra vez con la bien colocada defensa levantinista.

Así acabó la primera parte, con un Eibar que se marchaba al vestuario por delante en el marcador, pero sabedor de que aún podía pasar de todo en el partido .

Los de Paco López arrancaron la segunda mitad con la clara intención de ir a por la igualada, aunque ello supusiera dejar huecos atrás, como el que aprovechó Chales para poner más distancia en el marcador a los dos minutos de la reanudación, con un testarazo perfecto a pase de Enrich.

El Levante intentaba recomponerse, pero no sabía cómo atacar la defensa del Eibar, pese a que Yoel evitó el tanto del Levante en el minuto 53.

Con el paso de los minutos, el Eibar se iba haciendo cada vez más dueño del partido, mientras que los de Paco López parecían venirse abajo ante un marcador difícil de remontar en Ipurua.

Ambos entrenadores pensaron en mover los banquillos, cada uno buscando sus propios intereses, y el choque entraba en otra fase pese a la ventaja local en el marcador.

El VAR entró en juego en el minuto 68 para decidir si pitaba una pena máxima favorable a los locales, que finalmente pitó.

Charles no fue capaz de firmar su hat trick, ya que Aitor le adivinó al lanzamiento y además dejó a su equipo con vida a falta de algo más de un cuarto de hora para el final.

El Levante se vino arriba tras el penalti errado por los locales, sabedor de que aún tenía opciones para entrar en el partido, mientras que las urgencias clasificatorias de los locales le hacían dar un paso atrás en su lucha por los tres puntos.

En cualquier caso, los locales supieron replegarse y no conceder demasiadas ocasiones, sabedores de la importancia delos tres puntos.

Y en esas, apareció Orellana para sentenciar un encuentro que ya de por sí parecía acabado ,

Así, el Eibar dio un paso de gigante para alejar los fantasmas del descenso y decir bien alto que sigue vivo en esta Liga.