Poderío de Alaphilippe en la Milán-San Remo

Agencias
-
Poderío de Alaphilippe en la Milán-San Remo - Foto: @NAMEDSPORT

El francés vence al esprint la 110ª edición de la carrera italiana, por delante de Naesen y Kwiatkowski

El francés Julian Alaphilippe (Quick-Step), reciente ganador de la Strade Bianche y de dos etapas de la Tirreno-Adriático, conquistó este sábado al esprint la clásica italiana Milán-San Remo, primer monumento de la temporada ciclista, sobre un recorrido de 291 kilómetros y con un tiempo de 6 horas, 40 minutos y 14 segundos, por delante del belga Oliver Naesen (AG2R) y del polaco Michal Kwiatkowski (Sky).
Fue un esprint final de alto voltaje, con todos los grandes protagonistas en la pelea. El triple campeón mundial eslovaco Peter Sagan (Bora) acabó cuarto, con Alejandro Valverde (Movistar) séptimo y Vincenzo Nibali (Bahrain) octavo.
La "Classicissima" de primavera se abrió a las 10.12 locales (9.12 GMT) en Milán, con diez de los 175 corredores participantes que se escaparon tras apenas seis kilómetros, con el objetivo de aprovechar el primer tramo, largo y plano (20 kilómetros), para buscar protagonismo.
El que más aguantó al frente fue el italiano Fausto Masnada (Androni Giocattoli), quien llegó por delante hasta Liguria, donde se abrieron las icónicas subidas a los "Capi", con el Capo Mele, el Capo Cervo y el Capo Berta, todos en el espacio de menos de 15 kilómetros. Los sueños de gloria de Masnada se acabaron precisamente tras ellos, cuando el grupo, que hasta ese momento había gestionado energías a la espera de las escaladas clave al Cipressa y al Poggio de San Remo, le alcanzó definitivamente.
Había empezado la subida a Cipressa, a 25 kilómetros de la línea de meta, cuando el pelotón se juntó. Llegaba el momento decisivo y, tras llegar a la cumbre del cerro, fue Niccoló Bonifazio (Direct Énergie) quien atacó en la bajada. 
El vigente campeón de la Strade Bianche, Alaphilippe, fue el primero en dar señales agresivas, aunque Valverde, Sagan y los demás "grandes" no le permitieron escaparse. En el tramo final atacó Matej Mohoric (Bahrain) y Alaphilippe lo aprovechó para pegarse a su rueda y, tras un tremendo esprint empezado a 300 metros de la meta, levantó los brazos al cielo por delante de Naesen y de Kwiatkowski.

Sagan rozó el podio gracias a una gran remontada en los últimos metros, después de que se quedara en séptima posición a 150 metros de la meta.