La eterna juventud de 'El mago de Oz'

SPC
-

Ocho décadas después, el filme de Dorothy y sus amigos continúa su legado con una influencia cultural que no cesa desde su estreno

La eterna juventud de 'El mago de Oz'

La nonagenaria Dorothy y sus amigos el espantapájaros, el hombre de hojalata y el león cobarde siguen sumando adeptos ocho décadas después de inundar de color por primera vez las pantallas de cine de Estados Unidos con el El mago de Oz.
El filme, estrenado el 25 de agosto de 1939, es el musical más visto en la Historia, y su secreto es su eterna juventud: no pasa de moda y se transmite de generación en generación.
«La cinta casi desde el principio tenía visos de ser un fenómeno, principalmente porque apelaba a muchos de los valores americanos como la posibilidad de explorar nuevos mundos o el valor de la familia», explica Víctor Matellano, realizador y miembro de la Academia de Cine.
Basada en la novela de L.Frank Baum, la adaptación cinematográfica estuvo dirigida por Victor Flemming (Lo que el viento se llevó) en su mayor parte, pero tuvo otros tres directores -King Vidor, Mervyn LeRoy y Richard Thorpe-, por la complejidad del rodaje. La historia presenta a Dorothy -una joven Judy Garland- y su perro Toto, quienes son alejados de Kansas por un tornado hasta el mundo fantástico de Oz, «más allá del arcoíris», donde hay brujas buenas y malas. Para salir de allí, cuentan con la ayuda de un hombre de hojalata (Jack Haley), un león cobarde (Bert Lahr) y un espantapájaros (Ray Bolger).
Aunque la película es de 1939, no llegaría a España hasta 1945 debido a la Guerra Civil y el retraso del doblaje.
A pesar de la fuerte voluntad de la Metro Goldwyn Mayer por hacerle frente a Disney, que había estrenado un año antes Blancanieves, la cinta no tuvo el éxito esperado ese año, pero resurgió en 1956, cuando el canal CBS compró los derechos.
«Hubo una época en la que había tres grandes momentos importantes en la vida de los niños de Norteamérica: uno, el día de su cumpleaños; otro, la noche de Santa Claus, y el tercero, la noche del pase anual de El mago de Oz. Y ahí se produce el gran éxito», cuenta Matellano.