"La elaboración de las listas genera conflictos siempre"

C. S. Rubio
-

"No creo que se acalle o se deje de acallar a ningún sector. Este partido es de todos, hay espacio para todo el mundo""Entrecomillaría o pondría en cuarentena la afirmación de que Ciudadanos es un partido de centro-derecha"

"La elaboración de las listas genera conflictos siempre" - Foto: Yolanda Lancha

Paco Núñez está a punto de cumplir un año al frente del PP de Castilla-La Mancha. Doce meses en los que ha tenido que afrontar tres citas electorales y la convocatoria de una cuarta, además de lidiar con un sector crítico molesto con la elaboración de alguna que otra lista. 
Pero él sigue a lo suyo. Como repite a lo largo de esta entrevista, no reniega del pasado, pero ha venido a cambiar el partido, a «marcar su impronta». Y también parece dispuesto a llegar ‘acuerdos de Estado’ para la región en temas como el agua. «Es una obligación del tejido social y político llegar a un acuerdo regional por el agua que impida que otros acuerden por nosotros», advierte. 
El nuevo curso político arranca en plena precampaña. Serán sus cuartas elecciones al frente del PP regional y, también, las cuartas en menos de un año. ¿Cómo lo lleva?
Asumir el liderazgo de un partido político y estar permanentemente en elecciones no es lo mejor (ríe). El ritmo electoral nos impide trabajar desde lo cotidiano, desde el modelo de trabajo que quisiéramos implementar. Es algo que complica el marcar tu impronta.
Después de estas nuevas elecciones generales arrancaremos con el proyecto político que prometí en las primarias y que he intentado que empiece a calar en estos meses, pero que aún no es exactamente el que yo quiero que sea.
‘España Suma’ es la apuesta personal de Pablo Casado para afrontar esta cita electoral. ¿Lo ve factible?
‘España Suma’ es una plataforma fantástica que ha liderado el PP y el presidente Casado para dar respuesta a lo que está reclamando el votante de centro-derecha, que es que el centro-derecha nos unamos para garantizar que su voto sirve para que Pedro Sánchez no sea presidente del Gobierno. Quienes están dificultando ‘España Suma’ son el resto de fuerzas del centro-derecha. Están primando su egoísmo personal al interés común.

¿Los problemas que están surgiendo ahora con Vox en Andalucía y Murcia son un puntuales, motivados por las elecciones, o cree que pueden ser el germen de conflictos a medio plazo?
Los gobiernos en coalición siempre implican que hay que negociar, sobre todo los presupuestos. Se lo dice alguien que ha sido alcalde en coalición... 
Quiero resaltar aquí el hecho de que en los casos de Andalucía y de Murcia, o ahora el de Madrid, el PP ha sabido liderar y pactar, anteponiendo los intereses generales a los propios, cediendo parte de nuestro programa electoral para poder pactar. Esto se contrapone al egoísmo, al tactismo y al individualismo de Pedro Sánchez. Sánchez es el único culpable de que haya de nuevo elecciones, no ha querido pactar con nadie, ni con la izquierda ni con la derecha.
En los pasados comicios, la elaboración de las listas electorales levantó ciertos resquemores en el PP de Castilla-La Mancha. ¿ Fue por falta de experiencia de la nueva directiva, o por la falta de costumbre de algunos antiguos líderes a la hora de asumir los cambios?
La elaboración de listas genera conflictos siempre, se haga lo que se haga. Lo que pasa es que nos acordamos solo de las últimas. 
Nunca habían sonado tanto estos conflictos…
Sí, basta ir a las hemerotecas para comprobarlo. Lo que pasa es que te duele más la uña que se te acaba de romper que la que se rompió el año pasado. Esto es así, siempre y en todos los partidos. La elaboración de listas genera conflictos porque implican salidas y entradas. Se haga lo que se haga, siempre hay quien quiere estar y no está y otro que sale y cree que no debería salir.
En las últimas generales los resultados del PP no fueron buenos. ¿Va a motivar esto una renovación importante en las listas al Congreso y al Senado?
Los resultados no es que no fueran buenos, es que fueron malos o muy malos.
En cuanto a la elaboración de las listas, están ahora en manos del Comité Electoral nacional del partido, que está evaluando si procede, o no, hacer cambios. En una semana tendremos el camino que la dirección nacional va a seguir. Veremos entonces si va de cambios, de retoques o de mantener lo que tenemos. 
Lo que está claro es que, más allá de las listas, lo que vamos a cambiar es la formar en la que vamos a abordar la campaña. Esta va a ser una campaña mucho más municipalista, donde los dirigentes nacionales o regionales van a estar volcados con la campaña que marque cada líder local.
Y en opinión de Paco Núñez, más allá de su cargo, ¿es necesaria una renovación de las listas?
Tomaremos la decisión en función de los datos objetivos que maneja el Comité Electoral nacional. Es decir, de la capacidad de cada candidato de atraer votos, de estudios demoscópicos… En definitiva de lo que mejor le puede venir al partido, no a partir de la opinión del presidente. 
Lo que interesa aquí es que el proyecto de Casado salga reforzado, independientemente de las opiniones de uno u otro. 
Se cumple un año de su elección como presidente regional del PP. En estos últimos meses parece que el sector crítico que surgió ante su candidatura está más calmado. ¿Es un ‘proceso natural’ o ha habido conversaciones con ellos?
Lo que está habiendo es trabajo. Hace un año hablaba de dar más peso al afiliado y hemos tenido hasta las municipales mesas de trabajo abiertas en todas las sedes municipales; hablaba de mucha más participación a la hora de elaborar el programa electoral y más de cien personas han participado en la elaboración del mismo; hablaba de mejorar la comunicación y estamos trabajando en ello; o de dar una nueva imagen al partido con un cambio de la sede regional y ésta a va ser una realidad en unas semanas... Y eso a pesar de tener cuatro procesos electorales en un año, que lo complican todo.
El PP este año ha sacado el partido a la calle y lo ha puesto a trabajar, esto es incuestionable. Llevamos un año trabajando intensamente, recorriendo pueblos, dando mucho protagonismo al municipalismo...
No creo que se acalle o se deje de acallar a ningún sector. Este partido es de todos, hay espacio para todo el mundo, para todo aquel que quiera trabajar y estar en la calle.
¿En este año Núñez se ha quitado la losa de ser el heredero de Cospedal?
Yo no reniego del pasado. He sido presidente de la Diputación de Albacete, alcalde de Almansa y he pertenecido a los comités ejecutivos autonómicos siendo Cospedal presidenta, a mucha honra y con mucho orgullo. Pero cualquier persona que asume el liderazgo de un partido lo hace para marcar su impronta, su liderazgo, su forma de ver la política. 
Lo dije desde el minuto uno y lo mantengo: el PP de Castilla-La Mancha debe asumir ciertos cambios y decisiones sobre lo que tiene que ser, recogiendo la parte buena de los años de Cospedal -un partido acostumbrado a trabajar, con un liderazgo fuerte y unidad-, pero modernizándolo y adaptándolo a siglo XXI. Sin renegar del pasado pero apostando por un modelo propio. 
En una entrevista reciente la expresidenta Cospedal aseguró que la política era «una trituradora de personas». ¿Comparte esta afirmación?
La política está muy desacreditada y genera pesimismo en mucha gente como consecuencia de que los políticos en general no hemos estado a la altura. Todos los partidos hemos tenido casos de corrupción tremendamente vergonzantes, gente que ha venido a aprovecharse de la política para enriquecerse. Y ahora vamos a repetir las elecciones porque el PSOE no ha sido capaz de llegar a un acuerdo y formar Gobierno. 
Gente muy profesional y muy válida no quiere venir a la política porque, en lugar de ser un lugar de prestigio, es un lugar de descrédito. Una parte fundamental del trabajo que tenemos que hacer los que estamos aquí es devolverle la credibilidad con hechos, demostrando al ciudadano que sirve para mejorar su vida.
¿Cómo lleva compartir la oposición con Ciudadanos? En casi 40 años de historia regional nunca habían coincidido dos partidos de centro-derecha en las Cortes. 
Decir que Ciudadanos es de centro-derecha es mucho decir, porque si lo fueran no estarían gobernando en Albacete, Guadalajara o Ciudad Real con el PSOE. Es más, hay casos como el de El Casar, en Guadalajara, donde ha pactado también con Podemos. Por eso, entrecomillaría o pondría en cuarentena la afirmación de que Ciudadanos es un partido de centro-derecha. Deberían hacerse mirar el hecho de asociarse con la misma gente que es capaz de asociarse con Bildu en Navarra. 
Dicho esto, nosotros estamos liderando la oposición, ocupándonos de Castilla-La Mancha por encima de todo. Hacemos una oposición moderada y centrada, intentando ofrecer acuerdos importantes en materia de financiación autonómica, agua, despoblación… A partir de ahí, cuando Ciudadanos quiera sumarse a nuestros proyectos, esteramos encantados. Y cuando tengan propuestas buenas las apoyaremos, porque nuestro objetivo es Castilla-La Mancha y los castellano-manchegos. 
El vicepresidente de la Junta apuntó hace unos días su intención de retomar el proyecto de reformar el Estatuto de Autonomía. ¿Cuáles son las líneas rojas del PP aquí?
Queremos debatir con rigor y seriedad esta reforma. Queremos garantizar que la sanidad, la educación y los servicios sociales estén protegidos por el Estatuto. Nos tendrán a su lado si la reforma va ligada a garantizar el Estado del Bienestar. Si es para otra casa, habrá que estudiarlo. 

¿El agua y la reforma del marco electoral deberían estar en esta reforma estatuaria?
Siempre se ha hablado de que se podría mejorar el número de diputados para aumentar la representatividad territorial. Este es un debate secundario, no digo que no haya que abordarlo, pero me parece secundario.
En cuanto al agua, lo que es vital no es que esté o no esté en el Estatuto, porque ya se intentó y se devolvió a corrales, sino que haya un entendimiento social en la materia, donde estén los partidos, los regantes, la Femp, los ganaderos, el tejido productivo… El agua es vital para el crecimiento económico, para el empleo, para el aumento de la demografía… sin agua no se puede conseguir nada de esto.
De nada sirve blindar tu postura en el Estatuto, si luego no la puedes imponer en el pacto nacional por el agua porque no hay consenso regional. Y un acuerdo político en materia de agua sin acuerdo social no vale para nada. Por eso hagamos las cosas bien: lo importante es que lleguemos a un acuerdo de amplio espectro aquí con el que ir a un pacto nacional por el agua. 

¿Y lo ve factible? El ejemplo de la dificultad que conlleva este pacto está en el borrador de acuerdo que presentó el Gobierno la pasada legislatura, que ni Asaja ni los ecologistas quisieron firmar. 
Lo veo factible si todos vamos al pacto regional por el agua que está reclamando y liderando el PP desde que soy presidente, con la voluntad de llegar a acuerdos. Lo que no se puede es llegar a buscar un pacto por el agua con el mensaje de ‘o impongo mis tesis o rompo la baraja’. Tenemos que se capaces todos de entender al de enfrente.
E insisto, ¿Lo ve factible?
Yo creo que es factible, o deseo que así sea. Porque el pacto nacional por el agua va a llegar más pronto que tarde y, o somos capaces de tener una posición fuerte como región, o negociaremos desde la debilidad. Es una obligación del tejido social y político llegar a un acuerdo regional por el agua que impida que otros acuerden por nosotros. 
A la anterior dirección regional del PP se le acusaba de estar atada a los intereses de Murcia y Valencia. ¿Núñez se siente vinculado al PP de Murcia y Valencia para hablar de agua?
Esa fue una afirmación interesada por parte del PSOE, que trató siempre de generar la sensación de que en materia de agua el PP de Castilla-La Mancha estaba condicionado a lo que decían otras comunidades, lo que es totalmente falso. Si alguien consiguió elevar los caudales ecológicos o mejorar la reserva hídrica de los pantanos fue el Gobierno de Cospedal. A partir de ahí, lo que hace Murcia o Valencia es defender los intereses de su tierra, como yo defiendo a la mía. Puedo ser muy amigo del presidente de la región de Murcia, pero el burro en la linde.
Si usted cumple en estos días un año al frente del PP, el Gobierno de Page está a punto de cumplir 100 días. ¿Cómo lo ve?
Recién llegado de vacaciones. Ha estado desaparecido durante todo el verano. Cuando se inundó el sureste Castilla-La Mancha, apareció dos días después. Estas semanas en las Cortes no nos han dado nada nuevo, salvo planes que ya no se cumplieron la pasada legislatura. Habrá que esperar a ver el nuevo presupuesto.
En 2020 tendremos techo de gasto de más de 6.600 millones. ¿Es realista?
El PSOE está tratando de aumentar el gasto público por la vía de los impuestos y tener más dinero para, entre otras cosas, gastar en asesores y altos cargos, se han multiplicado. Desde el PP reclamamos una reducción del techo de gasto por la vía de la bajada de impuestos. Seguimos creyendo que bajar los impuestos en la línea de lo que hacen Andalucía o Madrid es positivo. Yo quiero que los castellano-manchegos tengan más dinero en los bolsillos. 



Las más vistas