TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Chefs

15/04/2020

Prepárense, porque igual es la paranoia de un observador aburrido o igual la recopilación de pistas de un tipo con buen ojo y mala uva, pero están cocinándonos un final de temporada futbolística que tira de espaldas. Leo, veo y escucho lo mismo que ustedes… y que cada cual interprete lo que quiera, pero me da que tenemos unos cuantos chefs preparando un caldito que nos venderán como «una obra de ingeniería», un «no se podía hacer otra cosa con los ingredientes que teníamos», que nos describirán como «una receta pensada para usted, aficionado», que adornarán con epítetos negociados a tres bandas («Irrenunciable», «Obligatorio», «Imperativo», etcétera) y que nos meterán a la fuerza por el gaznate, aunque no nos guste, no estemos de acuerdo con su elaboración y no lo hayamos pedido.

Por lo que van contando algunos protagonistas, caminamos hacia un torneo (adulterado) que se reanudará, y probablemente concluirá, con partidos a puerta cerrada; que se alargará, porque hay que hacer hueco también a las competiciones de la UEFA, durante el verano y que, por tanto, se jugará a horas intempestivas para evitar el calor… pues si siguen mandando las teles, ¿por qué no vender «El partido de medianoche» o «El partido golfo», a eso de las dos 'a eme', como algo revolucionario? Y terminar la Liga en agosto, por qué no, y empezar la siguiente en noviembre…

¿Cuántas lesiones no previstas pueden producirse en una temporada de 'coitus interruptus'… sobre todo si quieren comprimir el calendario? ¿Cuántos espectadores se reengancharán con reticencias, conscientes de que les están dando gato por liebre con tal de terminar el género a cualquier precio? Reanudar «como sea» sería la constatación de que al fútbol de elites tiene poco de deporte y mucho de negocio. Como si hubiese dudas.