Arrimadas resalta el papel de Castilla-La Mancha para el 28A

Hilario L. Muñoz
-

La portavoz de Cs pasea por Ciudad Real acompañada por la candidata en la región, Carmen Picazo, y el líder naranja en la ciudad, Francisco Fernández-Bravo

La portavoz de Cs pasea por Ciudad Real acompañada por la candidata en la región, Carmen Picazo, y el líder naranja en la ciudad, Francisco Fernández-Bravo. - Foto: Rueda Villaverde

Un paseo entre masas es el que se ha dado hoy la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, por las calles de Ciudad Real, momentos antes de asistir a la asamblea provincial de Ciudadanos celebrada en la capital. Arrimadas tardó 40 minutos en recorrer parte del centro de Ciudad Real escoltada por la candidata naranja en Castilla-La Mancha, Carmen Picazo, y el portavoz del Grupo municipal de Cs, Francisco Fernández- Bravo. Tras el recorrido, la número 2 de la formación naranja remarcó la importancia que tendrá la región en las próximas generales. «Los escaños de Castilla-La Mancha van a ser decisivos para tener un cambio y que no volvamos a tener cuatro años más de un Gobierno del PSOE y de Pedro Sánchez en manos de los populistas y los separatistas», dijo Arrimadas.
La portavoz pidió «abrir una etapa de cambio» en la que llegue al Gobierno «el centro limpio» y «reformista» para evitar que continúe el intercambio entre gobiernos de PSOE y PP como «llevan haciéndolo casi 40 años». «Se trata de iniciar una nueva etapa política, tenemos un equipo preparado para gobernar aquí en Castilla-La Mancha pero lo más inmediato es el reto de las elecciones generales», dijo la portavoz de Ciudadanos. Arrimadas dijo que la formación situará como «prioritarias» las necesidades castellano-manchegas de llegar al Gobierno de España. En este sentido, citó el empleo, la educación o «un pacto nacional para luchar contra la despoblación, que es un gran problema que tiene no solo esta comunidad autónoma sino otras muchas». «Queremos dejar de hablar del pasado», afirmó e hizo referencia a que «otros partidos están muy cómodos hablando de Franco o del aborto» pero la formación naranja habla de «futuro». El objetivo es que tras el 28 de abril «no haya que vivir cuatro años más de la pesadilla que han sido los nueve meses del Gobierno de Sánchez con los separatistas».
Preguntada por un posible pacto entre Socialistas y Ciudadanos en la región, la portavoz apuntó que «el PSOE si se va a la oposición puede hacer una reflexión interna para no gobernar España de manos de los que quieren romper España y violan los derechos a los catalanes todos los días». En este sentido, Arrimadas apuntó que «el PSOE ha sido el PSOE y apoyó una moción de censura de mano de los independentistas y no sé si lo que necesita el PSOE en toda España es que se vaya a la oposición a nivel general», aunque concluyó con el recuerdo que «lo más inmediato» son las elecciones generales y se ha dejado claro que con «el PSOE y Sánchez», Cs no va «a ir a ningún lado ni apoyar nada».
Por otra parte, se refirió a temas de política nacional y, ante las críticas surgidas desde el PSOE por estudiar si ratificarán la ampliación del permiso de paternidad, dijo que fue Cs quien lo amplió de «dos a cinco semanas». La portavoz naranja apuntó que la clave en esa ampliación estaba en que los presupuestos cuadraban y cumplían el déficit, comparando esta situación con la situación actual donde la Moncloa «hace campaña» con «algo tan importante» como los permisos de paternidad y no descartó llevar al Constitucional las ruedas de prensas de los viernes tras el Consejo de Ministros en campaña electoral.
Sobre las primarias de Castilla y León, Arrimadas solo dijo que son un partido que hace primarias -«300 procesos»- mientras que «otros hacen dedazos». «Se nos suelen dar mejor las elecciones que algunas encuestas que dicen que no vamos a dar un buen resultado, yo lo vi en Cataluña, lo vi en Andalucía y lo veremos en Castilla-La Mancha», dijo.