La defensa de los CDR tacha el caso de "montaje electoral"

EFE
-

Los afectados alegan que la acusación carece de sustento y solo se ha lanzado por intereses políticos, para demostrar el control que ejercen las instituciones sobre el independentismo. Han quedado en libertad con cargos dos de los nueves detenidos

La defensa de los CDR tacha el caso de "montaje electoral" - Foto: Enric Fontcuberta

La defensa de los CDR detenidos hoy por la Guardia Civil ha denunciado que han sido víctimas de un "montaje con intencionalidad electoral" y que la acusación contra ellos carece de sustento, puesto que se basa en "futuribles" y en la incautación de sustancias de fácil acceso para cualquiera.
Xavier Pellicer, portavoz de los letrados de los detenidos -de la asociación Alerta Solidària- ha sostenido que la operación llevada a cabo por la Guardia Civil se ha lanzado por intereses políticos, para demostrar que el Gobierno tiene "bajo control" al independentismo y al mismo tiempo intentar frenar las movilizaciones ante una eventual sentencia condenatoria del caso del procés.
Para el abogado, además, la acusación contra los CDR carece de sustento, dado que se basa en "futuribles", es decir en su potencialidad para cometer atentados en un futuro, y en la incautación de unas sustancias "de uso corriente y de fácil acceso" que, según la Fiscalía, servirían para fabricar explosivos.
Ese montaje para atribuir la preparación de actos terroristas, según el abogado, se ha llevado a cabo para que sea la Audiencia Nacional, "un tribunal de confianza", en el que se encargue de la instrucción el caso, con lo que, en su opinión, está asegurado "el control político". 

 

Libertad con cargos

Dos de los nueve detenidos acusados de preparar acciones con explosivos han quedado en libertad tras acogerse a su derecho a no declarar en la comandancia del instituto armado en Barcelona.
Según han informado fuentes jurídicas, los detenidos han sido puestos en libertad con cargos, con la obligación de comparecer ante la Audiencia Nacional cuando se les cite, y se les ha mantenido la acusación de terrorismo.
Los otros siete detenidos están siendo conducidos a Madrid, donde está previsto que en las próximas horas pasen a disposición del juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que investiga el caso.
En el marco de la operación, la Guardia Civil ha practicado en total nueve detenciones y 10 registros domiciliarios en los municipios de Mollet del Vallès, Sant Fost de Campsentelles, Cerdanyola del Vallès, Sant Vicenç de Torrelló, Sabadell y Santa Perpètua de la Mogoda.
Una persona que estaba retenida por los agentes mientras se practicaba uno de los registros ha quedado en libertad una vez concluida la inspección, sin cargo alguno.
La Fiscalía sostiene que los miembros de los CDR detenidos -que están acusados de los delitos de rebelión, terrorismo y tenencia de explosivos- tenían en su poder gran cantidad de precursores de explosivos que pensaban utilizar en próximas fechas con motivo del aniversario del 1-O y la sentencia del procés.