LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


El plan fantasma de Sánchez

El presidente del Gobierno anunció el lunes un plan de contingencia para hacer frente a los daños que sobre la economía está provocando el coronavirus. Unas horas antes lo hacía el presidente del PP. Casado habló de la necesidad de reducir los impuestos a los sectores afectados, aplazar el cobro del IVA y suprimir las subidas fiscales anunciadas. La medida a mi juicio más importante y sensata es devolver a las Comunidades Autónomas los 2.500 que se les adeudan y que ahora se antojan esenciales para hacer frente a los gastos sanitarios y educativos.

También los empresarios y los autónomos alertaron ya el lunes al Gobierno de la necesidad de tomar medidas. En la línea de lo propuesto por Casado, piden aplazar las subidas de impuestos y de los costes laborales. Países como Italia, Estados Unidos o Alemania han tomado ya medidas para paliar los efectos sobre las empresas.

La rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de ayer no da muchas pistas sobre lo que está pensando el Gobierno de España. Ya dijo Sánchez que tenía que hablar con sindicatos y patronal. Nada sabemos oficialmente de cuáles van a ser esas medidas. Es bastante impresentable que después de dos meses y sabiendo ya entonces que la economía iba a sufrir, no se ha hecho nada y aún habrá que esperar. La OCDE, el FMI y demás organismos y expertos hace días que rebajaron las previsiones de crecimiento. Una situación que se agrava en el caso de España que ya estaba en clara desaceleración y que afectará de forma grave al sector turístico, al comercio y en general a las empresas y autónomos de todos los sectores. ¿A qué espera el Gobierno? Se toman medidas en el orden sanitario, tarde, pero se toman en aspectos deportivos, viajes del Imserso, vuelos a Italia. Pero, ¿qué hay de medidas para frenar la sangría económica?