LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Las gallinas violadas

¿Será verdad? ¿Habrá manadas entre los gallos para violar a las gallinas? No he podido dormir en toda la noche. ¿Cuántas vacas son violadas en el mundo? ¿Y cuántos peces? El episodio de las comunicantes sobre el tema de las gallinas violadas y el consumo de huevos que se los entregan a las propias gallinas porque son suyos, nos da una idea de dónde va a parar la imaginación de las feminazis. Me imagino que estas feminazis animalistoides se escandalizarán cuando pongan la 2 y vean cómo los leones cazan gacelas, las matan y se las comen. Se escandalizarán con los cocodrilos, los lobos, los tiburones, y sobre todo con las mantis religiosas que después de comerse un montón de insectos y dejar al macho que las fecunde se lo comen también a él. Hay que hacérselo ver, algo nos está pasando para que la gente se le vaya la olla de tamaña manera.
He escrito muchos artículos sobre la misericordia con los animales, misericordia que solo tenemos los humanos, aunque también somos los culpables de la desaparición de miles de especies. Los demás animales no tienen en su cerebro no ya la palabra misericordia, sino el más elemental principio de respeto por los demás animales. Cazan para comer y comen, y punto, para eso tienen que matar con uñas y dientes, como lo hemos hecho los humanos a lo largo de la historia.
El humano sigue siendo cazador, y además metió en el corral a las gallinas, a las ovejas, a las vacas, patos, ocas, etc., para no tener que ir persiguiéndolas por el bosque y podérselas comer con mayor facilidad. Desde luego que hay que ser misericorde y hacer el menor daño posible, pero nuestra condición de omnívoros nos hace además de vegetarianos, carnívoros, y los carnívoros se comen a otras especies. Y aquí el culpable es Walt Disney, y los miles de dibujantes de su estela que hacen que los animales hablen, que las cebras echen una pata por encima a los leones como si fueran amiguetes de toda la vida. Luego están esas mentes calenturientas e ignorantes que se aprenden el mensaje a pie de juntillas, y piensan que los animales en el bosque y en la jungla bailan el casatschok, la sardana y sevillanas los viernes por la noche, todos juntos en unión. Manda gaitas que hayamos llegado hasta aquí en la época de la física cuántica y el Internet. Mientras el mundo prospera razonablemente, siempre hay gente que se sale de madre y se cree lo que dicen los dibujos animados. El otro día un conocido locutor andaluz se escandalizaba porque había personas que presumían de ¡no haber leído un libro en su puta vida! No estaría mal que se leyeran algún libro de antropología como ‘El mono desnudo’ de Desmond Morris hasta los últimos de Noah Harari, como de Animales a Dioses y Sapiens, y sin que tengan toda la razón en lo que dicen, nos dan una idea de cómo hemos llegado de monos a humanos, entre otras razones por comer carne.