Más de 200 costureras responden a la llamada de Dolz

Redacción
-

El alcalde ha agradecido las numerosas muestras de solidaridad de las voluntarias para confeccionar batas para el hospital

Un operario descarga de una furgoneta telas para confeccionar batas - Foto: Reyes Martí­nez

Un total de 236 costureras de Cuenca se han ofrecido voluntarias al llamamiento solidario para confeccionar batas para el Hospital Virgen de la Luz de la capital conquense, a las que hay que sumar a las madres benedictinas del colegio 'Santa María de la Expectación', las carmelitas descalzas y las esclavas del Santísimo Sacramento y la Inmaculada.

A todas ellas hay que sumar peticiones de un buen número de municipios, como Sotos, Arcas, Villalba de la Sierra, Zarzuela, Priego, Sisante, Tarancón, Villaconejos de Trabaque, Valverde de Júcar, Villarrubio, San Lorenzo de la Parrilla, Villanueva de la Jara, Villarejo Fuentes, Valera de Abajo o Fuertescusa, según ha informado el Ayuntamiento de Cuenca en nota de prensa, que ha calificado esta respuesta de "masiva".

El alcalde conquense, Darío Dolz, ha agradecido las numerosas muestras de solidaridad. "Quiero agradecer a cada una de las mujeres que se han prestado voluntarias su interés y su ofrecimiento", ha señalado, añadiendo que como no tienen inicialmente material para tantas personas, han creado una especie de bolsa a la que ir acudiendo en función del material disponible.

El primer edil ha continuado agradeciendo también a las personas que se han prestado a sacar patrones y las personas y entidades que han donado hilo, goma o papel de patronaje, mencionando también a la empresa A vista de globo, encargada de toda la logística de forma desinteresada.

Ya se está preparando el material para ser entregado en el orden en que se han ido recibiendo las propuestas, que cabe recordar que es celulosa plastificada y ha sido donado por establecimientos de venta de la comunidad china en Cuenca.

El patrón, que se entregará a las voluntarias, lo ha realizado Luz María Cañas y el resultado final lo ha validado el Hospital Virgen de la Luz, pues esta iniciativa se desarrolla también en coordinación con el centro hospitalario. El material se ozonifica en el Parque Municipal de Bomberos tanto antes de entregarlo en las casas como tras recoger las batas, además de que Sanidad someterá todo el material a sus propios protocolos de limpieza y desinfección.