Guadalajara, primera provincia de la región sin fallecidos

Javier D. Bazaga
-

Guadalajara registra cero muertes en la última jornada, siendo la primera vez en esta pandemia que una provincia ofrece este balance, lo que confirma la tendencia a la baja de la incidencia del virus.

Guadalajara, primera provincia de la región sin fallecidos - Foto: David Pérez

Castilla-La Mancha sumó este lunes 25 fallecidos y un total de 221 nuevos casos confirmados por coronavirus. Son los datos que ofreció en el día de ayer el director general de Salud Pública de de la región, Juan Camacho, que informó de manera telemática sobre la incidencia del virus en la región.

De los fallecidos, que son 6 menos que el día anterior, 4 se registraron en la provincia de Albacete, 2 en Ciudad Real, 6 en Cuenca, 13 en Toledo y, por primera vez, una provincia de la región no registró ningún fallecido como fue Guadalajara, que no sumó ninguna muerte a esta cuenta diaria. Una “noticia esperanzadora” en palabras del responsable de Salud Pública, que advirtió no obstante que “no ha finalizado el problema”. Los castellano-manchegos que han perdido la vida desde el inicio de la crisis son ya 2.590.

En cuanto a los positivos en contagio, Camacho aclaró que la cifra es el resultado de la suma de las pruebas microbiológicas PCR, así como de los test rápidos, dato que ya no ofrece el Ministerio de Sanidad, por lo que Castilla-La Mancha es en este caso “un poco más exhaustiva en el detalle”, indicó.

Así, en las últimas 24 horas, de los 221 confirmados 33 lo fueron por PCR y 188 por medio de test rápidos. De los 19 nuevos casos de la provincia de Albacete, 2 fueron por PCR y 17 por test; de los 30 de Ciudad Real fueron 14 por PCR y 16 por tests; 90 en la provincia de Cuenca con 6 positivos en PCR y 84 en tests; Guadalajara registró 58 positivos todos por tests; y de los 24 de Toledo 11 fueron por PCR y 13 positivos por tests rápidos. Camacho recordó que Castilla-La Mancha ha realizado un total de 48.910 pruebas PCR y 67.452 test rápidos.

Según los datos consolidados facilitados por el Ministerio de Sanidad en el día de hoy, 22 de los nuevos casos de la región precisaron hospitalización, dos de ellos en UCI. El acumulado nos deja unas cifras de 8.698 pacientes hospitalizados desde el inicio de la pandemia, de los que 606 han requerido cuidados intensivos, y 5.794 personas que se han curado de la Covid19 en toda la región, 22 altas en el día de ayer, por lo que se da una “tendencia a la disminución” de la incidencia del virus.

 

Desescalada

Según apuntó Camacho, los trabajos para la transición hacia la “nueva normalidad” diseñada por el Gobierno central, esa desescalada que comenzó este lunes con al entrada de la región en la Fase 0, son los que ocupan buena parte de los esfuerzos del Ejecutivo regional y “gran cantidad de nuestro tiempo”. En este sentido, aseguró que “estamos preparados para responder a las preguntas que nos trasladan desde el Ministerio” sobre la “capacidad y preparación” de la Comunidad para ir evaluando el transcurso de esa fase inicial.

Tanto es así que informó de que se ha puesto en marcha una serie de grupos de trabajo que tienen como misión “estudiar y adaptar” los documentos que llegan desde las autoridades del Estado, y se ha producido ya una primera reunión del “Comité Técnico para la Transición”, como lo denominó Camacho, que reúne a representantes de distintas Consejerías del Gobierno regional, así como al doctor Juan José Criado como coordinador del grupo de trabajo y “enlace” con el Gobierno central para esas cuestiones.

Preguntado por los medios de comunicación por la falta de material denunciada por los profesionales del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete tras la comparecencia del presidente del pasado sábado, Camacho ha reconocido que en los momentos de mayor tensión de la capacidad asistencial del sistema en la región, entre el 31 de marzo y 1 de abril, “no nos sobraba material”. No obstante, subrayó que se pusieron a disposición de los profesionales “todos los recursos necesarios” para poder hacer frente a los “picos” de mayor incidencia del virus.