Molina insiste en la necesidad de cerrar 'El Hospitalillo'

R.L.C.
-
Máximo Molina, presidente de ARMH Cuenca, y José Luis González, en representación del grupo en defensa de 'El Hospitalillo'. - Foto: R.L.C.

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) Cuenca lamenta que los partidos políticos no planteen propuestas concretas para el futuro de un edificio declarado Bien de Interés Histórico por la Junta.

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Cuenca, Máximo Molina, ha insistido hoy en que el edificio del antiguo Hospital de Santa Emilia de Tarancón, conocido como El Hospitalillo, debería estar cerrado. "Todo el que quiere puede entrar y no parece de recibo, una de las causas del deterioro es el vandalismo", ha concretado esta mañana junto a José Luis González, miembro de ARMH y representante del grupo de personas en defensa de este inmueble histórico. En enero ya solicitaron al equipo de Gobierno del Ayuntamiento elimitar la rampa de acceso al refugio que se colocó en la anterior legislatura y que se volviera a levantar la tapia de separación con respecto al edificio anexo de Obras Públicas. En este sentido, creen conveniente también que exista una tapa en la parte de atrás y con respecto al espacio colindante. Este colectivo ciudadano inicio la lucha por la conservación de El Hospitalillo en 2011 y a principios de año consiguió que tanto el antiguo hospital como el refugio antiáreo se incluyeran en el catálogo regional de Patrimonio como Bienes de Interés Histórico. Al inicio de la presente campaña electoral pidieron que los distintos partidos políticos realizarán propuestas concretas sobre su futuro, y cuando está a punto de acabar lamentan que "no se haya comentado nada por parte de los partidos mayoritarios, tampoco Ciudadanos, IU lo ha hecho de manera muy razonable y Vox creemos que desconoce las cosas". Para Máximo Molina, probablemente la conservación de este edificio "no es prioritaria, pero de ahí a que se deje abandonado va un trecho".

Valoración

Desde este grupo en defensa de El Hospitalillo recuerdan que "el brindaje patrimonial" del edificio fue por su importancia durante la Guerra Civil como clínica militar y por la presencia de las Brigadas Internacionales. "Sería paradójico que en el desarrollo futuro del antiguo hospital y el refugio no tuviera mención esa parte de la historia, que creemos que no hay que ocultar ni sobrevalorar tampoco", aclara Molina.

Las cinco formaciones políticas que presentan candidatura en Tarancón están de acuerdo en su conservación, desde Vox y Ciudadanos creen que podría construirse una residencia de mayores, para Unidas Podemos la propuesta más adecuada es la de ARMH en cuanto a la creación de un Museo de la Sanidad Republicana, el PSOE cree que el Centro de Atención a Personas Drogodependientes, Alcohólicas y con otras adicciones podría ubicarse allí, y no descartan una exposición sobre su papel en la sanidad durante la Guerra Civil, y el PP no tiene concretada la utilidad pero sí insiste en que "no procede que esté la bandera republicana, es un edificio del pueblo".

Cabe recordar que la gestión de El Hospitalillo de Tarancón depende del Patronato de la Fundación Lozano, que presidente el alcalde, está formado por un médico, un cura y varios empresarios de la localidad, y que el uso que debe tener según la cesión que hizo en su momento al pueblo la familia propietaria debe ser sociosanitario.