Un niño de 3 años recibe el alta tras trasplantarle 6 órganos

Agencias
-

Víctor llevaba casi tres años en lista de espera en el hospital madrileño de La Paz a causa de un fallo intestinal congénito

El pequeño, antes de abandonar el centro sanitario rumbo a su ciudad, Barcelona. - Foto: ASOCIACIÁN NUPA

Un niño de Barcelona recibió el pasado viernes el alta médica tras ser trasplantado de seis órganos en el Hospital La Paz de Madrid. Después de casi tres años conectado 18 horas al día a máquinas de alimentación parenteral para poder vivir, Víctor regresaba a casa tras estar en lista de espera todo este tiempo. Finalmente, en febrero fue intervenido de estómago, hígado, duodeno, intestino delgado, segmento de colon y páncreas.
Su madre llevaba 27 semanas embarazada cuando les comunicaron que algo iba mal. «Tras una ecografía rutinaria me dijeron que el niño venía con gastrosquisis», explica su madre, Ámparo. Viajaron a Madrid, al único hospital de referencia nacional especializado en fallo intestinal. Necesitaba un trasplante multivisceral y, hasta que llegase, tenía que vivir conectado a una máquina de nutrición parenteral y alimentarse a través de un catéter 18 horas al día.
Su postoperatorio ha coincidido con el Covid-19. «Me he pasado casi los dos últimos meses encerrado en una habitación de la casa de acogida de la asociación de pacientes NUPA, con otra familia y su hijo en fase de recuperación, cuidando muchísimo el contacto», cuenta ahora su padre.
El pequeño se despidió del hospital con un homenaje de los enfermeros y los doctores que les han atendido en este tiempo. «Para el equipo médico, realizar un trasplante multivisceral en un niño cuya única esperanza es que le llegue ese injerto es siempre motivo de alegría. Que este tenga lugar tras más de dos años y medio en lista, y justo al inicio de esta crisis sanitaria, es una sensación ambivalente. Por una parte, la permanente sensación de esperanza de que el proceso sea el inicio de una nueva vida, por otro la inquietud de que el procedimiento, ya de por sí complejo y arriesgado, se complique aún más», explica Esther Ramos, jefa de la Unidad de Trasplante Intestinal de La Paz.
La doctora confirma que «contra todo pronóstico, la evolución de Víctor ha sido impecable».