CRÓNICA PERSONAL

Antonio Casado

Periodista especializado en información política y parlamentaria


Sánchez tiene un plan

29/04/2020

Al Gobierno "progresista" de coalición ya le sacuden por los dos flancos: la derecha de toda la vida y los cómplices ocasionales de su empujón parlamentario tras las elecciones del 10-N. Su plan de desescalada no superó la prueba en la sesión de control de los miércoles en el Congreso, a pocas horas de su presentación oficial en Moncloa a cargo del presidente, Pedro Sánchez.

"Confuso" para el PP y "recentralizador" para los nacionalistas. Ambos coinciden en denunciar por enésima vez la unilateralidad de las decisiones tomadas en Moncloa. Tanto Pablo Casado (PP) como Gabriel Rufián (ERC), dos polos políticamente distantes, dicen haberse enterado por la Prensa del ya denominado "Plan para la transición hacia la nueva normalidad".

El documento alumbrado con cierta premura queda pendiente de órdenes ministeriales que desarrollen los criterios del operativo previsto para la recuperación de los paraísos perdidos a mediados de marzo. Entre dichas órdenes, una vez publicadas en el BOE, hemos de abrirnos paso para acabar de entender esa hoja de ruta de cuatro fases que nos otorgará un régimen de libertad vigilada hasta finales de junio.

Pero lo que llama la atención es la rara habilidad de los equipos de Moncloa para perder amigos. En este caso, con advertencia de fondo incluida. En un momento determinado de la sesión del miércoles en el congreso, Gabriel Rufián, portavoz de ERC, el partido cuya abstención hizo posible el segundo salto de Sánchez al poder, le amenazó claramente con retirarle el favor. "¿Cuánto le importa la Legislatura?", preguntó.

Solo eso le faltaba al Gobierno de coalición: la posibilidad de que sus amigos le dejen tirado. Una segunda sombra negra en su horizonte político inmediato. La primera es la posibilidad de que rebrote la pandemia, por indeseado efecto del desconfinamiento ("gradual, asimétrico y coordinado"). Eso reventaría los cálculos del plan de ocho semanas presentado el martes por la tarde por el presidente del Gobierno.

Tampoco mejora el reclamado acercamiento al PP, principal partido de la oposición, para remar juntos hacia un final más o menos feliz de la crisis. Se han enfriado considerablemente las posibilidades de que eso pueda ocurrir en la llamada comisión parlamentaria para la reconstrucción, que en realidad ha venido a achicar la capacidad de maniobra del Gobierno, frenar la influencia de del socio (Podemos) y, por el contrario, reactivar el papel del PP como alternativa de poder.

Todo ello es consecuencia de que la inicia idea de Pactos de la Moncloa se transformara en comisión del Congreso con todas las fuerzas políticas dentro. En contra de lo que dijo en su día la ministra portavoz, el formato importa, y mucho.

 



Las más vistas

Opinión

ETA y el virus

ETA desapareció oficialmente el 4 de mayo de 2018. Se han cumplido 2 años en el más inmoral de los silencios