Parte del Tajo medio está ya en sequía prolongada

S.L.H
-

De las diez unidades territoriales de la CHT en dos (el Alberche y el Árrago) están declaradas ya la sequía prolongada. En el resto de momento no hay problemas, aunque se mira al cielo

Imagen del embalse de Burguillo, perteneciente a la unidad territorial del Alberche. - Foto: CHT

En Castilla-La Mancha, durante el verano del pasado año, hubo 35 zonas de interior aptas para darse un chapuzón, correspondientes a 22 municipios e integradas en las demarcaciones hidrográficas del Júcar, Tajo, Guadiana y Guadalquivir. De este total, la única zona donde estuvo «temporalmente prohibido el baño» fue en la zona del río Alberche a su paso por la localidad toledana de Escalona, debido a la «posible contaminación microbiológica» que presentan sus aguas en este tramo.
Una situación que este año con toda probabilidad se repetirá, a tenor de los datos recabados durante el mes de mayo por la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) relativos a la sequía y a la escasez de agua en los pantanos y embalses relacionados con el río Tajo.
De las diez unidades territoriales que la CHT analiza mensualmente para obtener datos de sus niveles de agua, en dos (el Alberche y el Árrago) están declaradas ya la sequía prolongada. En el resto de momento, aunque la situación podría cambiar radicalmente si no llueve, está declarada la ausencia de sequía prolongada.
Así, en la cabecera del Tajo, el indicador de sequía alcanza un valor de 0,48. La sequía prolongada se declara cuando baja del 0,30.
Según la CHT en los tres últimos meses de 2019 (de febrero a mayo) en el embalse de Entrepeñas se ha recogido una entrada de agua de 121,98 hectómetros cúbicos (Hm3). En el embalse de Buendía, en cambio, el agua acumulada ha sido solo de 92,06 Hm3.  En ambos el mes de abril ha sido el más copioso, llegando a sumar en ambos casos 106,86 Hm3.
En el mes de mayo, las reservas efectivas conjuntas de Entrepeñas y Buendía son de 637 Hm3. Las aportacones acumuladas en ambos embalses en los doce meses anteriores han sido de 712,19 Hm3. La unidad territorial de escasez se encuentra, por tanto, en el nivel 3.  No obstante, aún quedan pendientes enviar 19,80 Hm3 de agua autorizados hacia Levante.
Volviendo a la situación de alarma en el entorno del río Alberche (entre el embalse de San Juan y la confluencia de este río con el Tajo, incluidas las concesiones delCanal de Isabel II y del Sistema de Picadas), la CHT señala que esta unidad territorial de encuentra en alerta ante la escasez de agua. En el mes de mayo, el indicador alcanza un valor de 179,156 Hm3, que una vez normalizado es de 0,25.
No obstante, el abastecimiento a Toledo no está en riesgo. La CHT señala que el indicador de reservas alcanza los 18,95 Hm3, que una vez normalizado es de 0,61. Aunque la unidad territorial del Alberche se encuentra en alerta, como ya se ha señalado, el diagnóstico de la unidad territorial de abastecimiento a Toledo se halla, sin embargo, en fase de normalidad.
el tiétar también está en alerta. Otra zona que no pasa por un buen momento es la del Tiétar, relacionada con las reservas del embalse del Rosarito y Navalcán. El indicador de reservas alcanza, durante este mes, los 108,40 Hm3, que una vez normalizado es de 0,88. Sin embargo, el indicador de aportaciones acumuladas suma solo 69,49 Hm3, que una vez normalizado es de 0,21, lo que indica que esta unidad territorial de encuentra en alerta por escasez de agua.
Por último, la situación en la zona reglable de Borbollón y Rivera de Gata es preocupante, según los datos recogidos por la Confederación Hidrográfica del Tajo. En el mes de mayo, el indicador alcanza un valor de 93,77 Hm3, que una vez normalizado es de 0,45, lo que se traduce en una situación de prealerta.