El plan de recuperación moverá 100.000 empleos en un año

C.S.Rubio
-

El Gobierno regional remite hoy a los partidos un documento con 70 puntos para comenzar a avanzar en la redacción de este pacto. Page les pide medidas concretas, no solo «bajar impuestos»

El plan de recuperación moverá 100.000 empleos en un año


El Gobierno de Castilla-La Mancha remite este lunes un documento base a los partidos políticos con representación parlamentaria en las Cortes regionales  para comenzar a trabajar en un pacto regional por la recuperación. Este documento, que incluye 70 puntos «para la reflexión», también está abierto a los principales agentes económicos y sociales de la comunidad y tendrá como eje básico el empleo, tal y como ya avanza el presidente de la Junta, Emiliano García-Page.
En concreto, el objetivo es «movilizar más de 100.000 puestos de trabajo en un año», tanto por la vía directa (básicamente planes de empleo y oferta pública), como por la indirecta (ayudas e incentivos a la contratación), según informa García-Page. De momento, ya avanza su intención de «doblar» los planes de empleo en colaboración con las Diputaciones y su determinación de «no tomar el camino fácil de los recortes  de personal» en la administración pública. Como asegura, «si hemos podido con este virus,  vamos a poder con sus consecuencias», aunque «no va a ser fácil».
Además, insiste en su intención de contar con los sindicatos y empresarios a la hora de cerrar  cualquier medida, con  especial  hincapié en aquellos sectores que se han visto más afectados por esta crisis. Y aquí pone el ejemplo de la hostelería y el turismo, avanzando ya medidas a tomar que «son el chocolate del loro» en materia presupuestaria, pero que pueden suponer un revulsivo a un sector que ha visto reducir a cero su demanda.
Así, por ejemplo, los viajes sociales pagados por la Junta se quedarán  a partir de ahora dentro de las región y se potenciarán los viajes escolares dentro de las fronteras castellano-manchegas. Medidas que, según recalca, son baratas desde el punto de vista presupuestario, pero que «ayudarán a nuestros hoteles y restaurantes» a volver a una cierta normalidad tras el confinamiento. Como afirma, «hay muchas pequeñas cosas que se pueden hacer».
Un argumento que traslada también a la oposición, a quien  pide «propuestas concretas» y no la receta fácil de decir «que hay que bajar impuestos y aumentar el gasto». «Se va a ver claro quién pone por delante el interés general y quién el electoral», avisa.
Una recuperación que, obviamente, no puede venir solo a cueneta de los fondos autonómicos. En la conferencia de presidentes celebrada este domingo entre Moncloa y las diferentes autonomías, García-Page ha insistido en «ponernos todos de acuerdo a medio plazo».
Además, a parte de los 14.000 millones ya prometidos por Madrid, el presidente de Castilla-La Mancha le reclama a Sánchez que «movilice los fondos europeos» para favorecer inversiones tras la alerta.