Coronavirus | La patronal quiere los ERTE más ágiles

LT
-

Cecam explica que así se podrían salvar empresas y empleo. Pide que además sean retroactivos desde que empezó la crisis sanitaria y la supresión de tributos y exenciones del pago de la Seguridad Social

Coronavirus - Foto: Alberto Rodrigo

Una vez conocidas las medidas concretas del Estado de Alarma, la patronal regional Cecam remitió ayer un comunicado para  CECAM queremos mostrar su apoyo al Gobierno, a los equipos sanitarios y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el COVID-19, así como para garantizar que todos los empresarios de Castilla-La Mancha cumplirán con responsabilidad los mandatos que implica el estado de alarma decretado.
Cecam confía en que las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros extraordinario del pasado sábado sean eficaces para garantizar la salud de todos los ciudadanos, como algo absolutamente prioritario, y para retomar cuanto antes la normalidad en todo el territorio nacional.
Con todo, recuerdan que deben adoptarse una serie de medidas de índole económica para tratar de minimizar el grave impacto que esta situación va a tener sobre las pequeñas y medianas empresas y autónomos de la región. La patronal aclara que es prioritario resolver la situación de crisis sanitaria pero asimismo hay que apoyar a las empresas para que cuando la crisis se resuelva puedan retomar la senda de la normalidad sin graves daños para la economía y el empleo.
En este sentido, esperan que el Consejo de Ministros del próximo martes adopte las medidas que los empresarios reclaman. Estas pasan por una modificación de la regulación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) de forma que su tramitación sea lo más ágil y sencilla posible, con efectos retroactivos desde el inicio de la actual situación de crisis sanitaria. Creen que esto facilitará  la supervivencia de las empresas y el mantenimiento del empleo.
Por otro lado reivindican la aplicación de medidas que faciliten la reducción de costes que las empresas deben soportar durante este período, particularmente a través de medidas fiscales que contemplen no solo el aplazamiento sino la supresión de la obligación de tributar y así como medidas de Seguridad Social, suprimiendo igualmente la obligación de cotización para el régimen general y autónomos mientras se mantenga la situación de cierres de centros de trabajo y hasta tanto se recupere la normalidad.
Los empresarios de Castilla-La Mancha insisten en que su primer bien objetivo es la salud de sus trabajadores y la salud de la sociedad en su conjunto, y en este sentido han venido adoptando medidas preventivas muy importantes en los días previos a esta declaración del estado de alarma, implantando el teletrabajo en los casos en que técnica y organizativamente ello ha sido posible, reorganizando la actividad productiva e incluso cerrando sus negocios voluntariamente en beneficio de sus trabajadores.
Las organizaciones empresariales de Castilla-La Mancha afrontan este reto apoyando a las autoridades y brindando a las empresas todos sus medios de información y todo su asesoramiento personalizado de índole económica y laboral.