TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Perder tiempo

Cada jornada necesitamos un «Algo pasa con». Explico el concepto: no todo puede ir bien. No podemos permitírnoslo si queremos seguir llenando hojas y hojas, horas y horas, con algo tan banal y objetivamente vacío como el fútbol. Cada jornada, en efecto, necesitamos cuestionar a la figura de turno que no atraviesa un buen momento, al jugador que «ya no es lo que fue», al excelente pelotero que parece haber olvidado los entresijos de su profesión. Y así, como digo, pasamos el rato…

Perdamos un poco de tiempo, por tanto, con Antoine Griezmann, que «no encaja» en el sistema del Barça (Valverde, por lo visto, los prefiere más pegados a la línea de cal) y para colmo hay un francés que ha colgado un 'vídeo' en el que se ve cómo Semedo no le pasa un balón. ¿Cómo es posible? O echemos un rato hablando de Hazard. ¿Qué vida lleva? ¿Por qué nos lo vendieron «así»? Porque nos hablaron a comienzo de curso del jugador que el Real Madrid necesitaba par hacer olvidar (en parte) a Cristiano Ronaldo, e igual algunos le colgaron un cartel de goleador que nunca tuvo. Pero es que ni siquiera regatea, corre, desborda, filtra y pasa como en el Chelsea. ¿Seguro que es Hazard y no otro? ¿Alguien lo ha comprobado? O, puestos a pasar un momento entretenido debatiendo sobre la nada, echando de menos a alguien, elijamos a Diego Costa. ¿Lo recuerdan? Pues sigue jugando aunque no lo vean ni golear ni pegarse como antaño. Como si el paso del tiempo lo hubiese congelado o, peor aún, como si algún gurú espiritual (de los que huelen a barritas de incienso) le hubiera comido la cabeza para abandonar la violencia: eso mataría a la bestia que es y ha sido como delantero.

¿A que suena todo absurdo? Pues imagínenselo cada jornada, durante mucho tiempo, durante mil temporadas. El fútbol, ay, es así.