Las heladas de marzo afectaron a 500 hectáreas de almendro

José Luis Royo
-

La provincia de Cuenca fue la que menos daños sufrió de toda la región, aunque las zonas de La Mancha y de La Manchuela más pegadas a Albacete fueron las más perjudicadas

Imagen del efecto del hielo en un almendro. - Foto: Agroseguro

Los partes de siniestro recibidos por Agroseguro en los últimos días confirman el grave impacto sobre el campo que han provocado las heladas registradas durante el puente de San José, en concreto desde el jueves, 18 de marzo, cuando las temperaturas iniciaron un brusco descenso -acentuado durante la noche-, que se mantuvieron hasta el martes, día 23.

Una vez comenzaron a llegar las primeras declaraciones de siniestro, se iniciaron las visitas a las parcelas afectadas por parte de los peritos. En este momento, estos profesionales trabajan en la valoración de los daños con el objetivo de agilizar las tasaciones y, por tanto, el pago de las indemnizaciones que correspondan en cada caso.

Las heladas que se producen una vez iniciada la primavera son especialmente dañinas para los cultivos, y se han convertido casi en una constante de los últimos años. Desde Agroseguro se hace hincapié en que los daños ocasionados por estos fenómenos atmosféricos están cubiertos por el sistema de seguros agrarios, por lo que es importante contratarlos para estar protegidos.

En Castilla-La Mancha, donde las heladas han causado siniestro en más de 11.800 hectáreas aseguradas, son especialmente relevantes las afecciones en el almendro, que, solo en la provincia de Albacete, registra daños en más de 8.000 hectáreas, así como otras 1.100 hectáreas en Ciudad Real, 800 en Toledo y casi 500 en Cuenca. Aunque en menor medida, las bajas temperaturas también han afectado al melocotón y el albaricoque cultivado en Albacete.

Las zonas más afectadas en la provincia de Cuenca han sido las de La Mancha y la parte sur de La Manchuela, la más cercana a la provincia de Albacete, donde el daño producido ha sido importante en localidades como Iniesta.

En cambio, en la zona del Valle del Cabriel, en localidades como Villalpardo, las heladas fueron muy débiles y prácticamente no han afectado al almendro. Cabe destacar que esta zona la mayoría de las plantas son de la variedad desmayo, más temprana que las variedades más modernas y que se encuentra muy avanzada, según comentó a este diario Luis Moisés Cerdán, agricultor de Villalpardo.

Además de los almedros, también se han producido daños en el olivar, en este caso las consecuencias pueden ser peores porque las heladas secan los árboles.