Castilla-La Mancha y Madrid apagan los fuegos juntas

L.G.E.
-

Los consejeros responsables de extinción de incendios buscan cómo mejorar la coordinación, aunque señalan que ya se actúa de inmediato cuando hay un conato en zona fronteriza

A la derecha, los dos consejeros:Enrique López, de Madrid, y José Luis Escudero, de Castilla-La Mancha. - Foto: David Pérez

El 28 de junio un incendio se originó en Almorox (Toledo), pero luego se extendió por Cenicientos y Cadalso de los Vidrios, en la Comunidad de Madrid. El fuego no entiende de fronteras y los consejeros responsables de su prevención y extinción en Castilla-La Mancha y Madrid lo saben. Por eso hoy se han reunido en Toledo para mejorar una coordinación que ambos recalcaron que ya existe.
El consejero de Desarrollo Sostenible de la Junta, José Luis Escudero, expuso que «por parte de la comunidad de Castilla-La Mancha y por parte de la Comunidad de Madrid venimos actuando con carácter inmediato siempre  que se produce un conato en el límite de ambas comunidades». Pero añadió que quieren seguir «reforzando»este trabajo conjunto.
Explicó que se han dado un plazo en los próximos meses para estudiar medidas con las que mejorar esa coordinación.  «Contamos con profesionales capacitados, tenemos la experiencia», expuso, «queremos compartir las capacidades y esa experiencia entre dos administraciones vecinas».
Quiso mandar a los ciudadanos un mensaje de tranquilidad:«Que no les quepa ninguna duda de que ambos gobiernos vamos a poner lo mejor que tenemos».  Y cree que también agradecerán que haya esta sintonía entre gobiernos de distintos color político, más aún «con la situación convulsa que se puede respirar en nuestro país».
El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, que es el que tiene competencias en extinción de incendios, apuntó que «en esta materia no hay fronteras administrativas, los ciudadanos así nos lo demandan y somos conscientes ambas administraciones de ello».
Aseguró que entre Madrid y Castilla-La Mancha hay «una cooperación ya muy arraigada en estas comunidades con una amplia extensión limítrofe», pero que siempre hay margen para mejorar y para aprender de incendios pasados como el de Almorox. «Tenemos que estudiar y aprender de todos los fuegos que se producen», expuso, «eso nos ayuda a mejorar, pues en materia de emergencias nunca hay que estar satisfechos».
Desde la Junta apuestan por iniciar estos trabajos de mejora con otras regiones limítrofes, pues hay frontera con Andalucía, Castilla y León, Aragón, Murcia, Extremadura y Comunidad Valenciana.