El Estado tiene que volver a los pueblos

C.S.Rubio
-

La comisión parlamentaria sobre despoblación concluye su primera fase de trabajo. La redacción deun texto unitario para la futura ley regional está ahora sobre la mesa de PSOE, PP y Ciudadanos

El Estado tiene que volver a los pueblos - Foto: CARMEN TOLDOS

El Estado, entendido este como el conjunto de las administraciones públicas, tiene que volver a los pueblos. Esta frase bien puede resumir la última sesión de la comisión parlamentaria sobre  el problema de la despoblación en Castilla-La Mancha, celebrada este martes en las Cortes. Máxime cuando «el primero en salir de los pueblos fue el Estado, no la gente», como ha denunciado Jesús Patiño, representante de ‘Manifiesto por Cuenca’.
Un Estado que sigue sin tomar medidas para poner freno a la despoblación, lo que ha provocado que España sea el único país de Europa donde el grueso de sus habitantes se concentra en apenas «un 13% del territorio», según se ha informado desde este colectivo.
En este sentido, Patiño ha traído a las Cortes ideas como la reducción de la burocracia y la «descentralización» de algunas administraciones, como la Universidad.
Así, ha lamentado que en Cuenca, por ejemplo, no existan estudios de Ingeniería de Montes o Forestal. Frente a esto, está el caso de la Universidad de las Tierras Altas de Escocia, en pleno campo y, por tanto, «vinculada a las necesidades de la tierra».
Patiño también ha incidido en la necesidad de prestar servicios públicos de calidad en el medio rural. Y centrándose en la Sanidad, ha advertido de que si bien las teleconsultas con especialistas pueden ser un apoyo, «nunca deben sustituir a la presencia de médicos en nuestros pueblos».  
En este sentido, ha requerido también urgencias mejor equipadas,  y «no solo para atender emergencias de poca importancia», y pediatras.
En cuando al aparato en sí de la administración pública, desde ‘Manifiesto por Cuenca’ se ha presentado a las Cortes ejemplos como el de Portugal, donde se incentiva el traslado de funcionarios a las zonas rurales. Según calculan, las diferentes administraciones del Estado podrían ‘desolocalizar’ en pueblos hasta 45.000 empleos, bien con incentivos económicos o fiscales, bien facilitando el acceso a la vivienda a estos empleados públicos.
Por su parte, la presidenta de la Federación de Mujeres Rurales (Fademur), Elisa Fernández, ha remarcado «la necesidad de recursos» para invertir el reparto de la población entre el medio rural y el urbano.
En concreto, ha reclamado ayudas para el emprendimiento, especialmente enfocadas a jóvenes y mujeres, «para que la gente vuelva a los pueblos».
Desde Fademur se apuesta también por «cuidar» la identidad agrícola y ganadera, que es la primera fuente de empleo en el medio rural. Aquí, Fernández ha pedido que la ley de despoblación incluya el fomento de la titularidad compartida en las explotaciones agraolimenarias, que ya se recoge en el Estatuto de la Mujer Rural. En su opinión, «no pasa nada porque las cosas buenas aparezcan en varios sitios».
Pero no todo es campo. Por ello insta a las Cortes a fomentar empleos ‘a medida’ para el medio rural, con incentivos fiscales y normativa específica.
Y aquí pone el ejemplo de las ‘mamás de día’, que serían muy útiles ya que «no puede haber guarderías en todos los pueblos», pero a las que hoy se les exige «las mismas condiciones que en las zonas urbanas». Un ejemplo que también traslada a artesanos y cuidadores de mayores, entre otros posibles nichos de empleo. ¿El resultado? la inviabilidad de muchos negocios antes incluso de ponerlos en marcha.
 Como ha insistido, «el empleo en el medio rural pasa por los trabajadores autónomos, que no empresarios, que tienen un negocio de hostelería o una tienda, y que suelen trabajar solos porque no pueden permitirse el lujo de contratar a nadie más».
Tras la sesión de este martes, la comisión cierra ahora sus puertas con el encargo de elaborar un anteproyecto regional contra la despoblación. Y visto el acuerdo generalizado de los 46 ponentes que han participado en ella sobre las medidas a tomar, el borrador de esta ley también debería salir con el apoyo de los tres grupos en liza en el parlamento regional: PSOE, PP y Ciudadanos.
De momento, todo apunta a que así será. El portavoz ‘popular’ en la materia, Benjamín prieto, ya ha insinuado este consenso, al insistir en que en estos meses de trabajo «no ha habido grupos antagónicos» en las ponencias y en la necesidad de sacar adelante esta futura ley contra la despoblación “lo antes posible”. Se verá.