Jaime López exhibe la segunda parte de 'Condición humana'

Manuel Pérez
-
Jaime López, ayer, en la inauguración de la exposición en el Centro Cultural Aguirre. - Foto: Reyes Martínez

El licenciado en Bellas Artes vuelve a reflexionar sobre cómo el sistema condiciona el comportamiento del hombre hasta el punto de hacer que pierda su identidad y se aliene

 
Jaime López expone en el Centro Cultural Aguirre Condición humana II, la ampliación de la exposición que tuvo lugar a comienzos de 2015 en la Fundación Antonio Saura.
Según explicó el artista a La Tribuna de Cuenca, en ella se pueden ver un total de 30 obras conceptuales realizadas en técnica mixta, de las cuales 19 pertenecen a la primera serie y once forman parte de su trabajo más reciente. 
Aunque todas las obras parten de la misma base conceptual, la principal novedad de las nuevas piezas radia, según apuntó López, en su formato, que es más grande y en vertical, y sobre madera. 
Condición humana es el primer proyecto artístico de Jaime López. Y en él, el artista reflexiona sobre cómo el sistema condiciona el comportamiento y las actitudes del ser humano, «hasta el punto de hacerle perder la identidad y alienarlo».
López señala que su trabajo tienen un alto componente psicológico, que se hace evidente al espectador a través de un discurso fácil.  
En lo artístico, en la obra de López se pueden apreciar influencias procedentes del clasicismo español practicado desde el siglo XVI, y de movimientos como el informalismo de los años 60 u otros movimientos contemporáneos, con nombres de referencia como los de Goya, El Greco, Velázquez; o de grupos como El Paso o el de Cuenca.
 
El artista. Jaime López Molina (Cuenca, 1979) está licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Castilla-La Mancha. Su trabajo como diseñador gráfico queda patente en su obra como artista, donde se aprecian ciertos recursos que ofrecen resultados plásticos concisos, director e impecables.  
Actualmente, el artista desarrolla nuevos proyectos en los que trabaja con ilustración digital. En todos ellos tiene como premisas el orden, la limpieza y la claridad del mensaje.