Incentivos para potenciar la productividad

Carlos Cuesta (SPC)
-

Las bonificaciones a los empleados son la principal herramienta que utilizan las compañías para mejorar tanto sus resultados económicos como para potenciar el talento y la eficiencia de sus trabajadores

Incentivos para potenciar la productividad

Si hay una cosa que los empresarios tienen claro es que el mayor capital de una empresa son sus trabajadores, y de ahí la filosofía, cada vez más extendida especialmente entre las grandes compañías, de completar sus retribuciones mediante incentivos de diversa índole que, además de incrementar la propia productividad, son un valor fundamental en la retención del talento.
En este sentido, y ante la crisis económica que está propiciando la expansión del coronavirus a nivel internacional, algunas corporaciones como, por ejemplo, Foxconn, el proveedor de Apple en China, está potenciando un refuerzo motivador, con dinero metálico, para que se reincorporen sus empleados y recuperar el tiempo perdido que esta epidemia está causando en los suministros que precisan las empresas. El periódico South China Morning Post publicaba que el objeto de la medida era abrir la línea de producción sin actividad del iPhone. Para ello, Foxconn, ofreció 1.000 euros a cada operario para reanudar su producción de forma prudencial, conforme se vayan abriendo las factorías del país. Se trata de una cantidad muy importante teniendo en cuenta que su salario mensual medio está entre 260 y 390 euros. 
Otra multinacional que revolucionó este año a sus trabajadores en España fue IKEA, al anunciarles que, como contribución a los resultados del pasado ejercicio y en agradecimiento por su compromiso, la compañía les repartió 11 millones de euros extra entre sus 7.515 empleados. Se trata de una medida que no es nada habitual en la empresa nacional, pero que, en el caso de la firma sueca, quiso desmarcarse de lo tradicional y compartir con su plantilla una parte de los beneficios después de que, entre septiembre de 2018 y agosto de 2019 que es su ejercicio fiscal, la sociedad creciera un 6,6% y lograra 1.596 millones de euros de facturación en sus tiendas en el país.
En EEUU, una sociedad inmobiliaria de Baltimore, llamada St. John Properties citó el pasado diciembre a sus 200 trabajadores en un restaurante para celebrar su tradicional cena de Navidad y su presidente entregó unos sobres rojos cerrados que no podían abrir hasta que el final del discurso. La sorpresa al abrir cada carta personaliza fue enorme ya que entre todos los empleados se repartió una paga extra de unos 9 millones de euros, unos 45.000 euros por vendedor y que el patrón justificó señalando que su intención con este dinero era premiar el esfuerzo de todo el año.
En España, el pasado año, Mercadona distribuyó entre sus empleados 350 millones de euros como reparto del beneficio para motivar en mayor medida a su plantilla. La empresa que fundó Juan Roig no cotiza en Bolsa ni reparte dividendos, sino que lo hace con sus más de 82.000 trabajadores.
En este contexto, la gran mayoría de las compañías de inversión colectiva en España como, por ejemplo, Bestinver, Cobas, Azvalor, Magallanes, Horos y Valentum, utilizan también la estrategia de una retribución variable entre sus directivos para mejorar la productividad siempre acorde a la normativa de la CNMV. 
En el caso de Bestinver Gestión, la cifra abonada a 11 altos cargos superó los 14,37 millones de euros; Cobas AM retribuyó con 5,7 millones de euros a sus 58 empleados en el ejercicio de 2019; Magallanes Value Investors pagó a sus 21 operarios 1,82 millones de euros; Valentum AM, la gestora presidida por Pedro Domínguez, premió a sus seis empleados con algo más de 520.000 euros en concepto fijo y 278.000 euros de remuneración variable; y los ocho empleados de Horos AM recibieron 355.000 euros de bonificación.

Táctica

Los responsables de recursos humanos de las grandes empresas consideran el Plan de Incentivos Laborales como la joya de la corona. La motivación de los operarios es el gran reto que buscan las grandes corporaciones para atraer y mantener talento de sus equipos. 
Un buen programa en esta materia permite evaluar el rendimiento de cada trabajador y conocer el grado de cumplimiento de objetivos definidos por la dirección, lo que ofrece importantes herramientas a la hora de detectar futuros responsables de departamentos, nuevos ascensos e invertir en formación por aquellos profesionales con una mayor proyección y compromiso con la sociedad.
En cuanto al coste económico de un programa de primas bien diseñado, los expertos consideran que siempre compensa con los resultados y los beneficios que se obtienen a final de año. Existen economistas que, incluso, sostienen que por cada euro de bonus la empresa lo multiplica en su balance de facturación por más de 10, sin contar con los resultados de los incentivos morales que, quizás no se reflejen en las ganancias materiales del día a día, pero generan un mejor ambiente laboral y mayor eficiencia en los puestos de atención al cliente.
El estímulo, tanto el individual como el colectivo, ha de ser cuantificable y debe beneficiar tanto al trabajador como a la productividad que obtenga la propia empresa. 
Los responsables de recursos humanos aseguran que, si bien las primas en efectivo son la opción preferida por los empleados, sin embargo, los más recomendados a largo plazo son los que ellos llaman incentivos salariales no monetarios como, por ejemplo, la flexibilidad horaria, que facilita poder compaginar la vida profesional con la personal y familiar, los planes de formación y desarrollo con los que poder ascender y obtener un mayor reconocimiento en la propia estructura empresarial, seguros médicos, regalos, invitaciones para ir a un espectáculo, al gimnasio o, simplemente, poner una cafetera, una fuente de agua o una acogedora sala de descanso.
En este sentido, solo hay que ver cómo son las oficinas de las multinacionales como Apple, Google o, Facebook que, además de ofrecer comedores gratuitos con todo tipo de cocina, cuentan con medios para favorecer la interrelación profesional y dónde poder desarrollar su actividad con un mayor confort.